Se vieron afectados al pasar por una nube de radiactividad en un helicóptero durante labores de rescate.- Ordenado el reposicionamiento temporal de la Séptima Flota.- Los análisis dieron un resultado de contaminación “bajo”

Diecisiete soldados estadounidenses que participaban en misiones de rescate a las víctimas del terremoto de Japón han tenido que ser sometidos a un proceso de descontaminación después de ser afectados por el escape de radiación registrado en la planta nuclear de Fukushima. Los militares volaban en tres helicópteros, a unos 100 kilómetros de la planta, cuando los detectores radiaactivos abordo recogieron actividad nuclear. Los helicópteros volvían al portaaviones USS Reagan tras efectuar una labor de rescate en la devastada ciudad de Sendai. El USS Reagan es uno de los siete barcos que conforman la Séptima Flota y se encontraba a 160 kilómetros de Fukushima.
Aunque el nivel de los análisis efectuados en los militares y los helicópteros ha dado un resultado “bajo”, el Pentágono ha ordenado reposicionar temporalmente a la Séptima Flota, cuya sede está en la ciudad de Yokosuka. Los militares están bien y sólo han sido sometidos a un baño de “agua y jabón”. Según el portavoz de la Flota, el comandante Jeff Davis, la contaminación se produjo al atravesar una nube de radiación emitida por la planta nuclear. La mayoría de la radiación se encontraba en las carcasas de los helicópteros y en los uniformes de los militares pero también estaba en la piel de algunos de ellos. “Seguimos totalmente comprometidos con nuestra misión de ayuda”, ha declarado Davis a pesar del contratiempo sufrido.

La reiteración de ayuda y el apoyo de EE UU a Japón lo ha vuelto a manifestar el presidente Barack Obama. “Sé que todos vosotros, los jóvenes y los mayores, habéis visto en imágenes la magnitud de esta tragedia”, ha declarado el presidente durante un discurso en un colegio de Arlington (Virginia) dentro de los actos del Mes de la Educación que celebra la Casa Blanca y de su compromiso con la reforma educativa.

Japón es “uno de nuestros amigos y aliados más cercanos”, ha dicho Obama, que ha dicho sentirse desolado por la catástrofe, y ha insistido en que la tragedia que vive el pueblo japonés es fruto de “múltiples desastres”. La primera parte de la ayuda militar y civil prometida por Estados Unidos llegó el pasado sábado a Japón. En camino hacia la zona están también buques, soldados, expertos, equipamientos y personal de búsqueda y de rescate.

La Casa Blanca acaba de confirmar que los dos expertos de la Comisión Reguladora Nuclear (NRC, siglas en inglés) ya están en Tokio para asistir a las autoridades niponas en sus esfuerzos para luchar contra el accidente nuclear.

“Tenemos a algunos de las mayores expertos del mundo trabajando para la NRC y estamos preparados para ayudar de cualquier manera posible”, ha declarado el presidente del órgano regulador independiente de las centrales nucleares estadounidenses, Gregory Jaczko.

Por: Yolanda Monge

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *