FAMA

Una de las últimas leyendas de Hollywood, la actriz de los ojos violeta, Elizabeth Taylor, falleció el miércoles a los 79 años. La actriz llevaba dos meses ingresada en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, donde estaba siendo tratada por síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva. Taylor fue una abanderada de la lucha contra el sida y estuvo al frente de numerosas campañas de recaudación de fondos para luchar contra la enfermedad.

Según el portal TMZ, Taylor podría ser enterrada en el cementerio WestWood Village Memorial Park de Los Angeles donde su familia tiene un nicho y donde yacen otras dos grandes estrellas, Marilyn Monroe y Natalie Wood.

La actriz, que ganó dos Oscar por ¿Quién teme a Virginia Woolf? (1960) y Una mujer marcada (1966), recibía en las últimas semanas en la habitación del hospital a amigos y familiares y desde allí también siguió los Premios de la Academia (El discurso del rey era su favorita, según dijo en una de sus últimas apariciones públicas) y celebró su cumpleaños el mes pasado. Taylor fue también candidata por El árbol de la vida (1957), La gata sobre el tejado Zinc (1958)y De repente, el último verano (1959).

Taylor, que fue nombrada Dama del Imperio Británico por la Reina de Inglaterra en 2000, y recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1992, pasó por quirófano al menos en 30 ocasiones y no por razones estéticas. Dolencias en la espalda, cuello, piernas, diversas fracturas, dos sustituciones de cadera, un tumor cerebral benigno o un tratamiento contra el cáncer de piel fueron algunos de sus achaques.

La actriz, que también se sometió a una cura de desintoxicación de alcohol y pastillas, reconoció que se vio al borde de la muerte en varias ocasiones, especialmente por neumonía o por una arritmia cardíaca. Taylor fue operada de un tumor en el cerebro en 1997 y en 2006 negó en televisión que sufriera la enfermedad de alzhéimer. Pese a realizar pocas apariciones, siempre en su silla de ruedas debido a una osteoporosis. la actriz fue una de las pocas estrellas en asistir al funeral de su amigo y cantante Michael Jackson en julio de 2009.

Liz Taylor había nacido en Londres de padres estadounidenses en febrero de 1932, pero residía en Estados Unidos desde su infancia. Su vocación artística le vino por parte materna. Su madre había sido actriz teatral, mientras que de su padre heredó su amor por el arte. Se casó ocho veces pero su gran amor fue Richard Burton. Taylor y Burton comenzaron un tórrido romance en 1961 en Roma, mientras rodaban la película Cleopatra. Ambos dejaron a sus parejas y se casaron en 1964, para divorciarse en 1974. Al año siguiente volvieron a contraer matrimonio, pero esa unión duraría poco menos de un año.

La historia de sus encuentros y desencuentros durante los años que los convirtieron en la pareja más glamourosa de Hollywood es ampliamente conocida, pero la actriz hace un año decidió publicar las cartas de amor que su entonces amante y después marido y ex le envió en esa época. “Si me dejas, tendré que matarme. No hay vida sin ti”, escribió el actor en una de ellas. Una de las tantas que Elizabeth Taylor ha entregado a los escritores Sam Kashner y Nancy Schoenberger para que las convirtieran en el libro Furious love: Elizabeth Taylor, Richard Burton and the marriage of the century. (Con datos de El País)


 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Post
«
Next Post
»