ESPAÑA

 

De las 79 personas que fallecieron en el accidente, 63 eran de España. Otras eran de Estados Unidos, Europa y América Latina. Entre las víctimas estuvo Yolanda Delfín, una estudiante mexicana de 22 años que terminaba un semestre de intercambio en una universidad de Santiago de Compostela.

 

 

DESCARRILA CERCA DE SANTIAGO UN TREN ALVIA QUE CUBRÍA LA RUTA MADRID-FERROL

Francisco José Garzón, el conductor del tren que volteó cerca de Santiago de Compostela, hablaba por teléfono con el personal de control cuando ocurrió el accidente que cobró la vida de 79 personas, según los registros de viaje.

El tren descarrilló a 153 kilómetros por hora tras frenar “segundos antes del accidente”, detalló el Tribunal Superior de Galicia citando los registros. Esto es casi el doble de la velocidad permitida en la curva donde ocurrió el accidente.

El tren descarriló la tarde del miércoles cuando tomó la curva para hacer escala en Santiago de Compostela, casi en el fin de su viaje de seis horas entre Madrid y Ferrol.

Minutos antes del descarrilamiento, Garzón recibió una llamada en su teléfono de trabajo, aparentemente recibiendo instrucciones desde Ferrol por parte del personal de control de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (Renfe), indicó la corte este jueves 1 de agosto.

Ruido ambiental sugiere que el conductor estaba viendo o manipulando papeles mientras hablaba por teléfono, detalló la corte.

En sistema ferroviario de España, el comando y los puestos de control pueden comunicarse en cualquier punto del viaje con los conductores, dijo una vocera de Renfe a CNN.

Los conductores se comunican a través de radioteléfonos conocidos en español como “tren-tierras”. Pero los conductores también usan teléfonos móviles si los radioteléfonos no funcionan o “cuando es considerado necesario”, detalló la vocera.

Francisco José Garzón, conductor del tren

El experto en transporte ferroviario en la Universidad de Ohio, Steve Harrod, dijo que estaba impactado por el reporte de que el conductor haya hablado por teléfono antes del accidente. En Estados Unidos, dijo Harrod, los conductores no pueden usar celulares para prevenir distracciones peligrosas.

Poco antes del accidente, el tren había pasado de un área de vías controlada por computadora a una zona que requería que el conductor tomara control del sistema de frenos y aceleración, detalló Harrod. “Es posible que la conversación telefónica del conductor lo haya distraído y se haya perdido la transición de automático a control manual”, dijo Harrod.

El conductor activó los frenos segundos antes de impactarse, bajando la velocidad desde los 192 kilómetros, según la corte. Aún estaba en el teléfono cuando el tren se separó de las vías.

El tren contaba con dos cajas negras con una memoria a prueba de fuertes impactos. Se trata de un sistema a bordo del tren que registra información sobre el trayecto, desde las conversaciones entre el maquinista y el punto de control hasta la velocidad o el funcionamiento del frenado.

José Garzón recibió el domingo libertad condicional luego de ser acusado de 79 cargos de homicidio “por imprudencia” profesional y varios más por causar lesiones. (Con datos de CNN)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *