POLITICA

  El 24 de noviembre se celebran elecciones presidenciales en Honduras, elecciones que pueden servir para dejar definitivamente atrás el golpe militar, político y económico iniciado contra el pueblo hondureño el 28 de junio de 2009 cuando fuerzas militares detuvieron y sacaron del país al Presidente legítimo Manuel Zelaya.

En un continente con una historia de golpes militares y democracias excluyentes, no es casualidad que el primer golpe de Estado del siglo XXI se diera en la patria de Morazán, que a pesar de tener un presidente de centro-izquierda del Partido Liberal, había conseguido que en 2008 la mayoría del Congreso (con la abstención del Partido Nacional) aprobara la incorporación de Honduras a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Después del golpe de Estado se conformó el Frente Nacional de Resistencia Popular, germen y núcleo de lo que vendría a constituirse después, la formación política Libre (Libertad y Refundación), nacida para impulsar la candidatura presidencial de Xiomara Castro, esposa y compañera de Mel Zelaya.

Hoy Libre, una confluencia de movimientos sociales y sectores liberales zelayistas, puede venir a romper en Honduras el bipartidismo tradicional entre el Partido Liberal y el Partido Nacional, dejando atrás el golpe de Estado no resuelto con la victoria en noviembre de 2009 del actual Presidente Porfirio Lobo, del Partido Nacional.

Xiomara Castro se mantiene desde junio 10 puntos arriba en las encuestas de intención de voto, aunque en las últimas semanas las encuestadoras hablan de un empate técnico con Juan Orlando Hernández, Presidente del Congreso y candidato del Partido Nacional.

Compromisos

Los ocho candidatos consideran que sus principales compromisos tienen que ver con seguridad, empleo, transparencia, democracia, economía y salud.

El presidente Porfirio Lobo recomendó a los candidatos presidenciales -sin especificar quiénes- que no estén soñando y pongan los pies en la tierra al considerar sus posibilidades de ocupar la primera magistratura del país. “Me reuní hace como seis meses con algunos líderes de algunos partidos políticos que decían que andaban volando en las encuestas”, dijo el mandatario.

Se estima que hay más de cinco millones de hondureños aptos para ejercer el sufragio. Los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) fueron los encargados de dar copia a los representantes de los nueve organismos electorales que compiten en esta contienda por manejar.

CANDIDATOS

Andrés Pavón, UD-FAPER, Mauricio Villeda, Partido Liberal, Salvador Nasralla, Partido Anti Corrupción, Xiomara Castro de Zelaya, Partido Libre, Juan Orlando Hernández, Partido Nacional, Romeo Vásquez Velásquez, Orle Anibal Solis Meras, DC, Jorge Rafael Aguilar, PINU.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *