SURAMERICA

 

Valentina Maureira

Valentina Maureira

“Solicito hablar urgente con la presidenta porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad y ella me puede autorizar la inyección para quedarme dormida para siempre”, pide a través de un vídeo publicado en su perfil de Facebook Valentina Maureira, una chilena de 14 años enferma de fibrosis quística.

“Ya se murió un hermano mayor, Michael, de la misma enfermedad” continúa la joven en la grabación. Su patología, hereditaria y degenerativa, afecta a pulmones, hígado y páncreas y la adolescente ya está cansada de luchar.

“Han sido 14 años de lucha, de día a día, y para mi familia ha sido más. Estoy cansada de seguir luchando, porque veo el mismo resultado siempre. Es muy cansado”, asegura Valentina a BBC Mundo.

Su hermano falleció a los seis años y hace menos de un mes -recoge el mismo medio- perdió a uno de sus amigos del hospital por la misma enfermedad: “Él era uno de mis mejores amigos y ver que estaba dando todo al 100% e igual sufría, verlo morir, me impactó”.

Por su parte, el padre de la adolescente, Freddy Maureira, ha asegurado que respeta y apoya la decisión de su hija. “Yo le digo: ‘Hija, si tú quieres luchar, luchamos. Tú sabes cómo es tu enfermedad, la conoces al revés y al derecho”.

RECHAZAN PETICIÓN

El gobierno de Chile declaró este jueves 26 de febrero que no podía cumplir con la solicitud de Valentina Maureira a la presidenta Michelle Bachelet de “dormirla para siempre”.

El portavoz de presidencia, Álvaro Elizalde, expresó el jueves que aunque es imposible no quedar conmocionado con la situación de Valentina Maureira “la ley vigente en Chile no permite que el gobierno acceda a una solicitud de esa naturaleza”. Elizalde añadió que el ministerio de Salud estaba en contacto con la familia Maureira para ofrecerle asistencia psicológica y tratamiento médico.

 

//////////////////

La muerte de un joven aumenta tensión en Venezuela

 

La muerte de un adolescente de 14 años a manos de la policía aumentó las tensiones políticas en Venezuela y avivó las protestas en contra del gobierno en todo el país. Kluibert Roa Núñez, un estudiante de secundaria, murió el martes 24 de febrero cuando quedó atrapado entre un grupo de manifestantes y la policía nacional en la ciudad de San Cristóbal, al oeste del país. Un policía disparó contra él, de acuerdo con fuentes cercanas al caso.

Tanto el gobierno como la oposición condenaron el asesinato, pero la historia de violencia en Venezuela y la polarización gubernamental permanecen. Los manifestantes se opusieron al gobierno del presidente Nicolás Maduro y señalan la muerte del adolescente como un punto de quiebre. Maduro acusó a los manifestantes por la violencia que llevó a los disparos.

Tres testigos de la protesta coincidieron en que Kluibert no era un manifestante y se encontró en medio de la confrontación tras salir de la escuela. Vivian Núñez, madre del joven, dijo a CNN en Español que su hijo caminaba a cuatro calles de su escuela cuando el conflicto estalló.

El gobierno venezolano respondió rápidamente al asesinato, deteniendo e identificando al oficial de policía que disparó contra el adolescente. (Con datos de CNN)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *