MEXICO

 Diferentes organizaciones mexicanas de defensa de derechos indígenas aseguran que la publicidad es discriminatoria

 

PAG 14Pretendía lanzar un mensaje de unidad pero ha conseguido todo lo contrario. El comercial que Coca Cola ha difundido en México ha irritado a los colectivos de defensa de los derechos de los indígenas. Consideran que la publicidad es discriminatoria y atenta contra la dignidad, cultura y salud de los pueblos autóctonos mexicanos.

El anuncio, que la compañía de refrescos publicó en redes sociales, relata cómo unos chicos jóvenes de tez blanca y en algunos casos hasta cabello rubio, se acercan a una comunidad Mixe de Oaxaca (oeste). Su llegada provoca la felicidad entre los indígenas. Los habitantes de la remota localidad de Totontepec parecen abducidos cuando les reparten refrescos y descubren el árbol de Navidad que ha construido este grupo de amigos, cuyos rasgos poco se parecen al del mexicano de a pie.

El comercial comienza diciendo que “el 81,6% de los indígenas se ha sentido rechazado por hablar otra lengua” y termina instando a los mexicanos a “romper un prejuicio”. Sin embargo, la publicidad “los alimenta, es racista y discriminatoria”, denuncia Elvira Constantina Pablo, indígena mixe y una de las abogadas de la organización Aser-Litigio, que brinda apoyo legal a pueblos originarios de México.

Este colectivo, junto a organizaciones como Alianza por la salud alimentaria o el Centro de derechos humanos San Francisco de Vitoria, ha exigido al órgano gubernamental encargado de prevenir la discriminación (Conapred) que “proceda contra la campaña de Coca Cola”. Aunque el anuncio ha sido retirado de Youtube, Elvira Constantina defiende que “el daño ya está hecho”. “Se debe sentar un precedente para que se regulen y penalicen aquellos comerciales discriminatorios”, señala.

Además “alimenta estereotipos” y da “una imagen asistencialista”. “Los indígenas no dicen nada, solo se dejan abrazar y es el blanco el que ofrece su ayuda”, alerta esta abogada que ha sufrido  la discriminación que se produce en México contra quienes pertenecen a pueblos originarios del país.

“Fomenta esa actitud que los indígenas sufrimos día a día. La gente te mira extraño por vestir ropa tradicional y cuando entras a un centro comercial y no paran de vigilante porque creen que fuiste a robar”, asegura.

Y es que el comercial se adentra en un terreno fanganoso en México, un país con más de siete millones de indígenas, en el que el 23,3% de la población no compartiría casa con una persona de otra raza, según datos de Conapred.

Desde luego, la campaña no ha logrado los objetivos que Coca Cola perseguía. La compañía, que no ha atendido los mensajes que le ha dejado este periódico, ha tenido que renunciar a su anuncio. Lo ha eliminado de Youtube y ahora además tiene que soportar la versión que se ha hecho sobre él. En ella se denuncia la situación de vulnerabilidad en la que viven las comunidades indígenas en México y los riesgos para la salud que genera consumir esta bebida.

En él, los indígenas toman la palabras y recuerdan que cerca de un tercio de la población oaxaqueña no cuenta con acceso a agua corriente y que 2,8 millones de personas que pertenecen a comunidades autóctonas no cuentan con asistencia sanitaria. (Fuente: El País)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *