EL SALVADOR

POR: ALIRIO ALEMÁN

 

La historia del pueblo salvadoreño es cada día más confusa, entreverada en caminos sin saber siquiera un destino final. Este enero del 2016 nos ha sorprendido con tantas adversidades donde al menos un salvadoreño siempre está afectado.

A inicios del mes pasado el mundo es sorprendido con redadas migratorias contra las familias migrantes en EEUU, ahí 8 núcleos de familias salvadoreñas hasta el día de hoy siguen arrestadas por ICE, en El Salvador la población sufre las mil calamidades con la alza a criminalidad, una economía decreciente y la migración forzosa en busca de salvaguardar la vida.

El Salvador es un país que tiembla en cada desgracia, el gobierno ha sido incapaz de sobrellevar esa carga y la Policía Nacional Civil (PNC) ha tenido que reclamarle en actos de desobediencia por su incumplimiento a las prestaciones prometidas.

Oscar Ortiz, un vicepresidente de la Republica que no meditó sus palabras contra la policía que reclama sus derechos y los manda a buscar otro trabajo, esas palabras no pacifican a la sociedad salvadoreña, sino que enciende más lo ya encendido.

El mes de enero se ha ensañado con el país y los anaqueles de la historia no dejan mentir. El 1 de enero del 2001, el presidente Francisco Flores se ensanchó haciendo reformas a través de la Asamblea Legislativa y se aprobó la Ley de Integración Económica y el país es dolarizado y hasta el día de hoy sigue pagando caro esa ley exprés.

El 13 de enero de ese mismo año el país es sacudido por un fuerte terremoto dejando miles de muertes, desaparecidos y un país caído, 30 días después un segundo terremoto término de darle la estocada final.

14 años después y el mismo enero (30) el mismo expresidente Francisco Flores deja un laberinto lleno de misterios, dudas, conflictos políticos y acusaciones de acto de corrupción, la vida es así llena de sorpresas, pero la muerte no espera y se lleva a quien quiere y cuando quiere.

El karma de este laberinto y es que enero no quiere interactuar con nosotros es que a causa de esos terremotos, la República de Taiwán hizo una donación de muchos millones de dólares al gobierno salvadoreño para la reconstrucción y ubicación de las familias afectadas, pero esos fondos fueron a parar a arcas del partido ARENA y el expresidente Flores no pudo explicar o quizás nunca lo iba a decir y ese secreto se lo llevó a la tumba.

Para muchos salvadoreños el problema no termina ahí, según las palabras del salvadoreño radicado en Washington DC Alex Núñez, el gobierno está en la obligación de dar seguimiento a este proceso de investigación para saber quiénes son los aún en vida que se han beneficiado de este donativo sin importar si son partidos políticos o familiares.

El abogado salvadoreño Daniel Joya explica que “La parte acusadora estaba contra Francisco Flores donde aún no se había comprobado los cargos de corrupción, es más el proceso no llegó a sentencia, ahora la persona ya falleció y el proceso penal ahí termina. La ley es amplia y se puede levantar un juicio civil contra los supuestos beneficiados, pero tendría que dar inicio como cualquier otra causa”.

VIDA DE FRANCISCO FLORES

PAG 10

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *