EL EVANGELIO EN MARCHA

 Las cualidades que todo padre debe tener para que sus hijos se sientan orgullosos de ellos

(PROVERBIOS 1:8)

 

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

Una madre dijo que su esposo la había abandonado cuando su hijo Miguel tenía 11 años; cuando Miguel tuvo 14 años, decidió irse a vivir con su padre. El padre lo echó de la casa y Miguel fue a vivir con gente de la calle aprendiendo vicios, sin saberlo su madre.

Dos años después llamaron a la madre desde un hospital, Miguel estaba muy grave por sobredosis de droga. Milagrosamente se salvó y regresó con su madre y se puso a estudiar y buscar de Dios.

Miguel se interesó en una chica, pero le dolió mucho cuando el padre de ella le dijo que no quería que él saliera con su hija, porque: “Tú eres como tu padre”.

Miguel, abatido y llorando dijo: ¿Voy a ser siempre comparado con mi padre? ¿Voy a terminar como él?

¿Qué tipo de padre es usted? ¿Será como el padre de Miguel, que su hijo se avergonzó de él, o será un padre que sus hijos se sientan orgullosos de usted?

La Biblia nos da las cualidades para ser un excelente padre de acuerdo a la voluntad de Dios.

 

  1. ENSEÑAR Y GUIAR A SUS HIJOS EN LOS CAMINOS DE DIOS. DEUTERONOMIO 6:6-9; PROVERBIOS 22:6.

Ser padre o madre, conlleva un gran privilegio, y una gran responsabilidad, pero lamentablemente podríamos  decir que nadie se prepara para la vocación que durará hasta la muerte. Nos preparamos años estudiando una profesión que dura hasta la jubilación o antes; pero para los padres no hay jubilación, por eso es importantísimo obedecer la Biblia para prepararnos para este gran privilegio y vocación.

Nuestro Gran Padre Celestial, nos ordena que debemos enseñar y guiar a nuestros hijos. Pero ¿qué le debemos enseñar y guiar? Estos dos pasajes dicen claramente que primero debemos enseñarles y guiarles en la Palabra de Dios, y que es deber de los padres, no es responsabilidad de la Iglesia. Las verdades eternas no se aprenden con ir los domingos al templo; se aprenden de una forma más objetiva cuando cada día en los hogares hacemos el culto familiar, y haya un ambiente donde Dios sea el centro del hogar.

Padre, no sólo es aquel que engendra hijos, sino aquel que tiene valentía y determinación de guiar y enseñar el camino de Dios, desde que nacen hasta que formen su propio hogar y seguir siendo guía para ellos.

Además, los padres deben enseñar e inculcar valores éticos y morales.

Tristemente los padres pasan más tiempo fuera de casa, trabajando o en otra cosa. El 63% de la juventud viven en casas que los padres trabajan fuera de ellas. El 25% de los adolescentes dicen que sus madres están en casa cuando regresan de la escuela. El 98% de los adolescentes pasan 11 horas semanales viendo TV. Los adolescentes pasan solos un promedio de 3 horas y media por día. El enseñar y guiar a los hijos demanda TIEMPO PARA CON ELLOS.

 

  1. CRIARLOS Y DISCIPLINARLOS EN EL SEÑOR. EFESIOS 6:4.

Otra tarea muy importante de los padres, es la crianza de los hijos, tarea que no es fácil, si queremos que nuestros hijos sean hijos obedientes a Dios y que en sus relaciones futuras sean de bendición para ellos mismos, sus futuros hogares y familia.

Hay padres que creen que criar y disciplinar a sus hijos es estar atrás de ellos viendo lo malo que hacen para castigarlos y el castigo a veces es físico y violento, pues lo hacen enojados, descargando su furia contra los hijos; por eso algunos hijos se rebelan y se enojan o se desaniman contra los padres. Hay padres demasiado permisivos que nunca disciplinan a sus hijos irrespetuosos y les hacen pasar vergüenza y humillación delante de otros. Ya sea por “temor” de ser demandados, porque aquí se “protege” los derechos de los hijos. Si ellos quedan sin disciplina, más tarde lo lamentarán.

La Biblia ordena que disciplinemos a nuestros hijos, como prueba de amor hacia ellos: Proverbios 13:24; 19:18; 22:15; 23:13.

Los hijos sabios reciben la reprensión y la disciplina: Proverbios 5:13-14; 6:23; 10:17; Hebreos 12:5-14.

 

  1. PROVEER PARA LAS NECESIDADES DE SUS HIJOS. 2 CORINTIOS 12:14.

Este mandato está siendo olvidado por cierta cantidad de padres hoy en día. Algunos obedecen este principio y mandato de Dios. Pero lamentablemente algunos padres obligan a sus hijos adolescentes a trabajar y proveer para el hogar.

Nuestro Buen Padre Celestial, nos ha provisto de todo lo bueno para nosotros, de igual manera debemos responder hacia nuestros hijos.

Pero es muy importante establecer que como padres debemos proveer para necesidades básicas para nuestros hijos y no en vanidades, que promueven orgullo y egocentrismo al hijo.

Un buen padre no es aquel que complace en todo lo material a sus hijos.

 

  1. SOBRE TODO, DEBEN AMAR A SUS HIJOS. LUCAS 15:20; TITO 2:4.

El aspecto más importante de todos, que encierra todos los otras cualidades, es el amor hacia los hijos.

Ese amor hacia los hijos, no basta con decirlo de boca, sino expresarlo con todo nuestro ser, lo primero que debemos de dar a nuestros hijos es el afecto de ese amor que decimos tener a ellos: el afecto debe ser verbal como decirle palabras alentadoras, decirle que los amamos cada vez y cuando, felicitarlos por haber hecho algo bueno, ya sea en la casa, escuela, Iglesia, etc. (Te felicito, que bien lo hiciste, eres el mejor en esto, eres muy importante para mí, etc.).

 

Escúchenos todos los Lunes 7:00 pm por Radio Vida, marcando al (712) 832-8044, o

por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *