Matrimonio (PARTE III)

March 5, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA

 Matrimonio

(PARTE III)

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

CONOCIENDO LOS FUNDAMENTOS DEL MATRIMONIO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Al estudiar y meditar en la Palabra de Dios, debemos hacernos preguntas como ¿Qué, Cómo, Cuándo, Para qué, Por qué? ¿Cómo era el contexto de ese tiempo, la sociedad, economía o aun la geografía cuando esto o aquello fue dicho o hecho? Etcétera.

Al estudiar el capítulo 2 de Génesis; podemos observar que Dios no creó a la mujer al mismo tiempo o instante que creó al hombre; y nos tenemos que preguntar ¿Por qué Dios lo hizo de esta manera? Recordamos que todo lo que Dios creó es perfecto y bueno en gran manera; aun en la forma en que lo hizo.

Vemos que Adán fue creado del polvo de la tierra; pero fue un ser viviente cuando Jehová Dios sopló sobre Adán el aliento de vida: Génesis 2:7. Dios puso a Adán en el huerto del Edén juntamente con todos los animales y aves, para que Adán los cuidara y les pusiese nombres: 2:15-19a. Mientras Adán les iba poniendo nombre a los animales, se dio cuenta que todos ellos tenían una pareja del mismo sexo; se dio cuenta que el caballo tenía una pareja que era la yegua, el burro tenía su pareja que era la burra, el perro, el gato, y así sucesivamente.

Mas el verso 19b, nos dice que “para Adán no se halló ayuda idónea para él”. Eso nos demuestra, como mencionamos anteriormente, que ningún animal es la pareja para el hombre; vemos lamentablemente desde tiempos antiguos y en la actualidad es vergonzoso ver que el hombre tiene relaciones sexuales con animales; lo escuchamos en nuestros países; y aún más se afirma que el Sida viene como consecuencia de la relación sexual del hombre con el mono; lo cual es abominación para con Dios: Levítico 18:23-30; 20:15-16.

 

3.      SE CREA LA AYUDA IDÓNEA: LA MUJER Y SE LE LLAMA VARONA. GÉNESIS 2:21-23.

Observe, por así decirlo, la “rara” forma de obrar de nuestro Dios en estos versículos. Dios realiza la primera operación en la humanidad; Dios es el cirujano por excelencia. La Biblia afirma que Dios anestesió a Adán; le abrió su costado; extrajo una costilla de él; volvió a cerrar el costado de Adán; y de la costilla del hombre creo una mujer y después se la trajo al hombre.

Nos preguntamos: ¿Por qué Dios no creó a la mujer de la misma forma que creó a Adán del polvo? ¿Por qué, por así decirlo, Dios se “complicó” haciendo una cirugía a Adán para que de su costilla Dios creara a la mujer? Esto parecería un relato de ciencia ficción; pero NO lo es; lo que tenemos que preguntarnos es: ¿Qué quiere mostrarme, revelarme o ensenarme Dios con este pasaje?

Aquí vemos establecidos los principios que rigen al matrimonio de un hombre y una mujer, establecidos por Dios. Dios pudo haber hecho a Eva de la misma forma en que creó a Adán; pero el Diseñador por excelencia que es nuestro Dios, lo hizo así, para que usted y yo entendiéramos los fundamentos del matrimonio; veamos:

 

1.Dios toma un miembro del cuerpo del hombre, para mostrarnos como nos afirma el apóstol Pablo en 1 Corintios 7:4 que “La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer”. Por eso Adán exclamó en el versículo 23: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne: esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada” Es decir, hay un sentido de pertenencia del uno al otro; ya que la palabra en hebreo para varón es “ish” y para mujer es “isha”; y también demuestra el sentido de igualdad entre los dos y que tanto el esposo como la esposa se pertenecen mutuamente.

 

2.¿Por qué Dios no tomó un hueso del pie o de la cabeza de Adán? Si nos pusiéramos a pensar en el riesgo de una operación; no habría mucho riesgo si se sacara un huesito del dedo pequeño del pie. Aquí hay unas enseñanzas fundamentales: Dios no creó a la mujer de un hueso del pie, para que el hombre no la pisoteara; no la creó de un hueso de la cabeza, para que la mujer no se le suba a la cabeza del hombre. Dios creó a la mujer del costado del corazón del hombre, para que sientan sus sentimientos; para que la mujer esté siempre a su lado, no delante ni detrás del varón. Dios la creó del costado, de debajo del brazo del hombre, para que el esposo protegiera siempre a su esposa y le dé seguridad, la cual es una de las necesidades más grandes en la mujer.

 

3.Vemos el principio divino de lo que consiste el matrimonio: Un hombre y Una mujer. Observe que Dios creó a una mujer como ayuda idónea del hombre; Dios no creó a otro hombre como ayuda idónea de él; eso es absurdo, porque dos hombres, o dos mujeres juntas, no pueden procrear. Además Dios abomina esta aberración: Levítico 18:22; 20:13; Deuteronomio 23:17; 1Reyes 14:24; Romanos 1:27.

 

4.Otro principio divino que vemos aquí, es la monogamia; es decir, Dios creó a una sola mujer; no creó dos mujeres para Adán; Dios no aprueba la poligamia: 1 Corintios 7:2.

 

5.El hombre es el proveedor para la mujer, Dios lo establece en el acto de que el varón proveyó su costilla para que existiera la mujer.

 

6.El último principio que vemos aquí, es que el hombre debe esperar que Dios le traiga a su mujer como esposa; vemos que Dios trajo a la mujer a Adán. Es decir, el hombre debe buscar la voluntad de Dios en cuanto a la esposa que desea tener. Muchas veces actuamos a la ligera.

 

Continúa, Dios los bendiga abundantemente.

 

Escúchenos todos los Lunes 7:00 pm por Radio Vida, marcando al (712) 832-8044, o

por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *