¡Vamos al Calvario!

April 9, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA- PERLAS DEL ALMA

¡Vamos al Calvario!

Por: Francisco Aular (faular@hotmail.com)

 

¡El mensaje de la cruz es una ridiculez para los que van rumbo a la destrucción! Pero nosotros, que vamos en camino a la salvación, sabemos que es el poder mismo de Dios. 1 Corintios 1:8 (NTV)

 

  Me asisten tres poderosas razones para comunicarme con usted. Primero, hace más de cinco décadas tuve un encuentro definitivo con mi Señor y Salvador JESÚS. Tengo en mí mismo la evidencia convincente de que Jesucristo era quien decía ser, el Hijo unigénito de Dios.
Segundo, pienso que si usted es alguien que anda buscando una bandera para alzar, una canción para cantar y un credo en el cual basar su vida, me gustaría que considerara las verdades eternas de la Palabra de Dios. Son verdades proclamadas ayer para el ser humano de hoy. Tercero, es posible que tanto usted como yo, podamos recordar los eventos de la Semana Mayor del cristianismo. Posiblemente hubo un tiempo cuando usted palpó de primera mano el impacto de las Siete Palabras del Señor Jesucristo, dichas desde la cruz, como las registran los evangelios. Sin embargo las presiones de este mundo material que estamos sufriendo, posiblemente han enfriado su corazón.
Hoy le invito nuevamente a escuchar esas Siete Palabras; “Padre, perdónalos que no saben lo que hacen” Lucas 23:34 “De cierto, de cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el Paraíso” Lucas 23:43 “Mujer, he aquí tu hijo…He ahí tu madre” Juan 19:26-27 “Eli, Eli, ¿lama sabactani…Dios mío, Dios mío, ¿para qué me has desamparado?” Mateo 27:46 “Tengo sed” Juan 19:28 “Consumado es” Juan 19:30 “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” Lucas 23:46.

¡Esas Palabras del Señor en la cruz son el evangelio en miniatura! Están llenas de profundo contenido espiritual y son esperanza para todos los seres humanos de todos los tiempos. De todas las visiones que guardo en mi corazón, la del Cristo crucificado, muriendo por mí, ¡es suprema! Esto lo aprendo del apóstol Pablo, cuando escribiendo a los corintios dijo: “…agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación… Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura”. En cuanto a mí: Predicar a Cristo crucificado, muriendo por los pecadores, de los cuales yo soy el primero, ¡es y será mi mensaje hasta que yo muera! JESÚS murió para que nosotros tengamos paz con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos.

 

AVANCES CIENTÍFICOS

Hoy, ya nadie cree que los avances científicos, las diversas filosofías y los movimientos políticos resuelven las grandes interrogantes de la condición humana. Tampoco se tiene esperanza de que los portentos de la ciencia solucionen, definitivamente, las más profundas necesidades del alma y del espíritu. Hoy se habla de revoluciones políticas que prometen cambios en los seres humanos, pero, fracasarán siguiendo la misma ruta de los esfuerzos revolucionarios del pasado. El problema del ser humano es eminentemente espiritual. La revolución que estamos necesitando ha de ser una revolución espiritual.

Dios hizo al ser humano y solo Él sabe cómo funciona. Tenemos que volver a Dios. Sin los fundamentos y valores cristianos señalados en la Palabra de Dios, la vida económica y social de una nación se hace pobre, brutal y anárquica. En naciones así, el poder se nutre de la idolatría de unos pocos hacia el gobernante de turno. Deslumbrados por el poder se corrompen. Este tipo de dirigencia hace y deshace sin pedir permisos ni disculpas. Una y otra vez esta historia se repite, como dijo Salomón, “No hay nada nuevo, bajo el sol”.

Pero los días así están contados, porque tarde o temprano tendrán que dar cuentas delante del poder absoluto y la soberanía de Dios. ¡No habrá escape! Por otra parte, usted, al igual que yo, observa que la familia y el matrimonio se desmoronan a pasos insospechados. Como alguien dijo: “Si la familia está perdida, todo está perdido”. La niñez y la juventud en nuestro medio, algunas veces, teniéndolo todo se desvían en forma alarmante. Pareciera no existir solución alguna para esta realidad que tenemos delante de nosotros.

 

POSESIONES TERRENALES

Crece, además, la angustia a raíz de la problemática de nuestros esfuerzos para integrarnos a una sociedad como ésta. La inestabilidad laboral, la competencia entre los compañeros de trabajo, y sobre todo, las demandas que nos hemos hecho de ser exitosos al adquirir y mantener posesiones terrenales, nos lanzan en los brazos de la medida de la felicidad por lo que tenemos, en vez de por lo que somos. Se añade a ello algo peor, la soledad en medio de la multitud, el vacío en el alma y el temor a la muerte de un ser querido o la nuestra.

Pues bien, yo no soy un mago que anuncia transformar la realidad artificialmente. Soy sencillamente un ser humano que ha recibido el regalo de la vida eterna en Jesucristo. Ha experimentado el impacto de la poderosa acción de Dios en su vida personal, familiar y eclesiástica. JESÚS ha llenado mi existencia de propósito.

Ahora, sé para que estoy en el mundo. Soy consciente y me gozo por ello, de que mi caso no es un hecho aislado. Ha sucedido en millones de hombres y mujeres en todo el mundo, como lo afirma la Palabra, ellos han pasado de muerte a vida.

 

HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA

Hemos oído a JESÚS a través de la Biblia: “El hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido”. “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. “Mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da, yo os la doy”. “Nos se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”. “Yo nunca os dejaré ni desampararé”.  “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” “Voy pues, a preparar lugar para vosotros”.

El apóstol Pedro, quien anduvo con JESÚS los tres años de su Ministerio terrenal dijo: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” (1 Pedro 3:18). JESÚS fue Dios perfecto y hombre perfecto. JESÚS nos encargó que fuésemos por todo el mundo e hiciésemos discípulos en todas las naciones. Por eso, cada cristiano es un misionero sin fronteras.

 

RESPUESTA EFECTIVA

¿No le parece increíble que Dios tenga una respuesta tan efectiva para el hombre basado solo en su encuentro personal con JESÚS? ¿No le parece importante que JESÚS, sin ser militar tenga bajo sus órdenes y en su ejército viviente, la Iglesia, más soldados que todos los comandantes de los ejércitos del mundo juntos? ¿No le parece significativo que mientras los que hacen la guerra se llenan de armamentos para enfrentar a sus enemigos, JESÚS los domina por medio del amor y sin disparar una sola arma? ¿Qué piensa usted del gran número de mártires que hoy mismo están dando sus vidas por JESÚS en alguna parte del mundo? ¡Alabado sea el nombre de JESÚS! El volverá otra vez, como lo ha prometido. ¡Esta puede ser nuestra última Semana Santa aquí en la tierra! ¿Está preparado para esa Segunda Venida de JESÚS?

Afirmo con la Biblia abierta que hay esperanza para el mundo, a pesar de los esfuerzos del mismo ser humano para destruirlo. Como dijo el poeta: “Con toda fe muerta se agigante mi fe”. Siente a Dios en tu vida. Que tu fe en Él sea inquebrantable ante las vicisitudes que tengamos que enfrentar. Te invito a que disfrutes cada día lo que nadie ni nada te pueden quitar, el gozo de sentirte seguro bajo la poderosa mano de Dios, porque Dios es amor, su amor es seguro.

El cristianismo no surgió en una democracia en donde manda el pueblo, sino en dictaduras sucesivas de emperadores que se creían dioses. ¡Estamos acostumbrados al ver el avance del Reino por medio del sufrimiento! Pero volviendo a la idea principal del párrafo. Hay esperanza para usted, sea cual sea su condición delante de Dios.

 

VAMOS AL CALVARIO

¡Vamos al Calvario! Porque ese fue el campo donde JESÚS libró la última batalla por nosotros, los seres humanos. JESÚS salió victorioso porque al decir “Consumado es”, canceló la separación entre Dios y los seres humanos que nos venía desde Adán, por cuya desobediencia de primer hombre fuimos echados del Paraíso, pero por la obediencia de JESÚS recobramos el Paraíso perdido. Hoy la salvación está servida para todos aquellos que vengan y acepten el regalo de la vida eterna que es el mismo JESÚS. Estamos en alguna parte entre el Génesis y el Apocalipsis.

Muy cerca de la Segunda Venida del Señor y Salvador JESÚS. ¡El Rey ya viene! Nosotros estamos de paso por este mundo. Este mundo no es nuestro verdadero hogar. Aquí, en este mundo, aún, siendo discípulos de JESÚS, “somos contados como ovejas para el matadero”, y nos duele en lo más profundo las injusticias. A veces, andamos buscando un hombro para poder llorar por los sufrimientos de nuestro pueblo terrenal. Eso está bien, pero el Señor ¡hará descender del cielo a la Nueva Jerusalén, preparada para que vivamos con JESÚS para siempre!

Ahora bien, la última palabra de JESÚS en la cruz es: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”…Esta es la palabra de confianza total de todo cristiano nacido de nuevo, ante la realidad de la muerte física. JESÚS nos garantiza que al pasar de este mundo, vamos a las manos del Padre. Allí, en la “casa del Padre”, tendremos el descanso eterno y cumpliremos el propósito que el SEÑOR había determinado para nosotros, al ofrecernos el cielo como un Regalo.

¡Que hermoso será estar allí para siempre en compañía de nuestro amado JESÚS, nuestro Señor y Salvador! Allí no habrá más lágrimas, ni sufrimientos, ni más cruces, ni calvario. Solamente el gozo desbordante, contagioso y eterno. En esa ciudad reinaremos conjuntamente con JESÚS. Por ahora, podemos ser consolados en todas nuestras tribulaciones y escuchar la voz de JESÚS que nos dice: “¡Sí, yo vengo pronto!”. Y respondemos llenos de expectación: ¡Amén! ¡Ven Señor JESÚS!
PERLA DE HOY: ¡Vamos al Calvario! Allí, “la justicia y la paz se besaron.”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *