EL EVANGELIO EN MARCHA

Matrimonio

OBSTÁCULOS QUE IMPIDEN UN MATRIMONIO FELIZ

 (PARTE IV)

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

En este último artículo sobre los obstáculos que impiden un matrimonio feliz; analizaremos los dos más grandes obstáculos que pueden presentarse en un matrimonio; los mismos que deben superarse con un entendimiento claro de lo que la Palabra de Dios dice acerca de estos dos aspectos; veamos:

  1. IDEAS EQUIVOCADAS ACERCA DEL SEXO

Por la falta de información en casa acerca del sexo, las parejas van al matrimonio con ideas equivocadas como:

Que los bebes nacen con pecado, porque son producto del sexo de los padres, a lo cual le llaman el “pecado original”.

La orden que Dios le dio a Adán fue una orden triple: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra” Génesis 1:28. Y esta orden se las dio, antes del pecado de desobediencia, de comer del fruto prohibido, que cometieron después en el capítulo 3. La única forma en que Adán y Eva, podían fructificarse, multiplicarse y llenar la tierra, era procreando hijos; y la única forma humana, es a través del sexo.

Que el sexo es solo para satisfacer al varón. Aunque en nuestro medio se ve mucho de eso, ya que muchas veces el varón solamente desea complacerse sexualmente. Pero lo cierto es que en el acto sexual, la satisfacción debe ser mutua; sino caemos en el egoísmo.

Algunas esposas utilizan el sexo para castigar al esposo: “Como te has portado mal, ahora te voy a castigar, no hay sexo”. Eso, no es correcto y anti bíblico: 1 Corintios 7:3-5.

Algunas personas piensan que el sexo es malo y sucio. Quizás porque fueron abusado(a) cuando eran niño(a), o porque vieron a papá abusar sexualmente a su mamá, o porque vieron que había infidelidad en casa, etc.

El sexo, es la demostración o la consecuencia final de una pareja que se ama.

Pero nosotros sabemos que el sexo es bueno y es bendecido por Dios dentro del matrimonio; pero el sexo fuera del matrimonio es fornicación o adulterio: Hebreos 13:4.

 

  1. LAS FINANZAS

Hay un refrán que dice: “Cuando la necesidad entra por la puerta, el amor sale por la ventana”. Es decir, cuando vienen los problemas económicos, el amor de la pareja en el matrimonio, se “termina”. La falta o el manejo del dinero en forma equivocada, contribuyen a uno de los problemas más graves y más frecuentes en el matrimonio.

Uno de los problemas es cuando ambos trabajan y ganan sueldo: ¿a quién  de los dos le pertenece el dinero?  ¿Lo mi es mío y el de mi conyugue es de él? Ver Filipenses 4:11-12. Sabemos que el dinero es de Dios. Todo proviene de él. El promete suplir todo lo que te falta  para tus necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Filipenses 4:19, y como todo es de Dios, lo primero que tenemos que hacer es poner siempre a Dios en primer lugar de nuestra mayordomía.

Si decimos creer en Dios y en Cristo, debemos obedecer sus ordenanzas; él dijo: “Dad a César, lo que es de Cesar; y a Dios, lo que es de Dios” Marcos 12:17. Para saber en qué usar e invertir mejor el dinero, y a la vez poder distribuir los fondos adecuadamente, es preciso elaborar un presupuesto. Pero en ese presupuesto, debes poner a Dios en primer lugar; es decir, separar el diezmo; ya que todo le pertenece a Él; El solamente nos pide que le devolvamos una décima parte, y nos permite que nosotros nos quedemos con el 90%.

Dar el diezmo, es un acto de fe, de creerle a Dios, de verdadero amor a Dios, reconociéndolo que además que Él es el dueño de nuestras vidas, es también el dueño de nuestros bienes: Malaquías 3:8-12; Mateo 23:23.

Cuando ponemos a Dios en el primer lugar de nuestras finanzas, Dios cumplirá su promesa de bendecirnos sobreabundantemente. Que es para el engrandecimiento de su reino hasta lo último de la tierra.

 

 

 

  GASTOS VARIOS: Significa, cualquier compra pequeña que se haga; como por ejemplo, donaciones,  ayuda a los padres, cumpleaños y tienes que comprar algún regalo; vacaciones, etc. Si los dos trabajan, no guarden el dinero aparte y lo gasten por separado, deben de entender que el total es de ustedes dos y se usa para las necesidades del hogar y la familia. La decisión de hacer las compras se toman en común. Primero, serán los gastos del presupuesto, si sobra dinero lo usarán para comprar algún artefacto para uso de la pareja o la familia.

Debemos recordar que el matrimonio es la unión de dos personas iguales en su dignidad, responsables ante Dios por todo lo que hacen; y que se preocupan por el bienestar conyugal y de la familia. Cuando el matrimonio tiene un presupuesto, alguien se responsabiliza por llevar la contabilidad, es decir, mantener el control de las cuentas, anotar cada compra o gasto de dinero, tener al día la libreta de cheques, etc. No es un trabajo muy pesado pero lleva tiempo.

Es importante exponer todas tus ideas respecto a las finanzas para que todo esté claro y no haya malos entendidos, las decisiones financieras se deben tomar en conjunto. También, es muy saludable para el matrimonio y familia, tener una educación de ahorro; para cualquier eventualidad o proyecto futuro.

 

Acompáñenos en el siguiente artículo. Dios los bendiga abundantemente.

 

Escúchenos todos los Lunes 7:00 pm por Radio Vida, marcando al (712) 832-8044, o

por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *