EL EVANGELIO EN MARCHA

 El Origen de todas las cosas: DIOS

GÉNESIS 1:1-27

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

Una de las interrogantes más grandes del hombre desde su existencia, es saber cómo existe este universo en el que vivimos. Desde tiempos ancestrales muchos han tratado de dar una explicación lógica, científica y filosófica; los filósofos paganos disparataron miserablemente, algunos afirmaron la eternidad de un mundo existente por sí mismo, otros atribuyeron su existencia al concurso fortuito de los átomos, o lo que conocemos como la teoría del “bing bang”, lo que confirma la necedad del hombre en sus razonamientos, Pablo lo confirma diciendo que “el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría1 Corintios 1:21.

 

  1. EL DIOS CREADOR: V: 1-27

La Biblia; empieza con Dios, y no con argumentos filosóficos sobre su existencia; ni tampoco habla o enseña acerca de la evolución. La Biblia da por sentado que el Creador de todo el universo es Dios.

Se dice que todo lo que existe en el tiempo y en el espacio tuvo un principio. Los seres humanos, las casas, la ropa, etc.; antes no eran, no existían, nada resulta más obvio que esto.  Como estamos rodeados de cosas o seres que obviamente tuvieron un principio; esta conclusión podría ser un salto fatal a lo absurdo; sería fatal para la religión, para la ciencia y la razón. Resulta simplemente imposible, lógica y científicamente que todo haya tenido un principio. ¿Por qué? Si todo lo que existe tuvo un principio, entonces debe haber existido un tiempo cuando NADA existía. Surge entonces la disyuntiva de siempre, ¿qué fue primero: el huevo o la gallina?

No podemos concebir la nada absoluta. Si no había nada, entonces la lógica me obliga a deducir que siempre habrá NADA.  Una ley absoluta de la ciencia y de la lógica es ex nihilo ni hil fit: de la nada, nada surge.  La nada no puede producir .nada: no puede reír, cantar, trabajar ni mucho menos crear. Matemáticamente, nada = 0; y todo número multiplicado por cero es cero, es decir, es nada.

Sabemos a ciencia cierta, que si algo existe ahora, entonces debe haber algo que no tuvo un principio.  La cuestión ahora se convierte en saber qué o quién es ese algo o alguien que no tuvo principio.

La teoría de la evolución y el big bang, van perdiendo peso, credibilidad y aceptación entre la mayoría de las personas, aunque lamentablemente se las enseña en las escuelas.

En el caso hipotético de que haya habido una gran explosión, la pregunta que deben responder los que defienden esta posición sería, ¿quién produjo la gran explosión?

Génesis 1:1 nos da una afirmación general de la creación de todas las cosas, y en los subsiguientes versos nos da una referencia detallada de la obra de la creación. Hebreos 11:3.

“En el principio”, es decir cuando Dios comenzó a crear el universo con el poder de Su palabra: Salmo 33:6, cuando el reloj del mundo se le dio cuerda por primera vez, iniciando el tiempo y el espacio, pues Dios es eterno, y la Biblia da por sentado que la creación es joven, no más de 10.000 años, y aun la misma ciencia lo está confirmando.

La palabra “creó”, en hebreo “bará” es única con respecto a Dios solamente, da por sentado el hacer cosas sin materia preexistente. El hombre NO CREA, sino que inventa o transforma, tomando una materia existente.

“Dios”, en estos 27 versículos, aparece 28 veces, enfatizando categóricamente que Dios es el Creador de todo el universo, de las cosas y los seres que en el habitan.

 

  1. EL DIOS DE ORDEN: V:6-26

 

Al contemplar el universo, vemos que hay un orden establecido. Podemos ver como la tierra gira sobre su propio eje en 24 horas a 1700 km/h; a la vez que la tierra gira alrededor del sol en 365 días a 107.000 km/h; y a la vez vemos que la luna gira alrededor de la tierra; además la vía láctea: la galaxia en la que vivimos, gira a la increíble velocidad de 950.000 km/h. Pero incluso a esta velocidad vertiginosa, nuestra galaxia igualmente necesita 200 millones de años para hacer una rotación. Y existen más de 1000 millones de galaxias como la nuestra.

Algunos científicos dicen que el número de estrellas que hay en la creación, es igual al número de todos los granos de arena de todas las playas del mundo. Aun así esta inmensidad de estrellas giratorias, funcionan con un orden y una eficacia sorprendente.

  Decir que el universo “apareció de la nada o que evolucionó” requiere mucha más fe que creer que Dios está detrás de todas estas estadísticas asombrosas.

Al ver la creación de Dios, durante la semana de la creación y las repetidas veces en que la Biblia afirma “fue la tarde y la mañana, tal día” destaca el orden que solamente un Ser infinitamente sabio pudo hacerlo.

Al ver la complejidad misma del cuerpo humano, los animales, las plantas, los peces, las aves; al ver los ciclos de la naturaleza, al ver los planetas suspendidos en los cielos, nos tenemos que poner a pensar: ¿quién los sostienen?

El orden con que funcionan las constelaciones, las galaxias, los sistemas solares, los planetas, las estaciones del año, etcétera, nos queda nada más que concluir que un Dios Todopoderoso que es más grande que el universo mismo que creó, pudo haberlo hecho. Una explosión, jamás produce un orden, lo que produce siempre es destrucción, caos y desorden.

 

  1. EL DIOS TRINO: V:1-3, 26

Dios siempre se ha revelado desde los inicios de la creación, como un Dios Trinitario, aunque la palabra Trinidad, no aparece en la Biblia, las Escrituras dejan por sentado la existencia de un solo Dios manifestado en tres personas diferentes de la misma especie.

Pues el primer nombre de Dios en hebreo que aparece en el verso 1, es “Elohim”, es un sustantivo plural en su forma, pero singular en su significado cuando se refiere al verdadero Dios de la creación, en la que intervienen las tres personas de la Deidad.

Dios Padre inicia la creación y la redención, como vamos a ver más adelante en Génesis 3:15. En verso 2, tenemos claramente la intervención del Espíritu Santo.

En versículo 3, Dios Padre, NO CREA LA LUZ, sino que la presenta: Sea la luz. Todos los cristianos sabemos que Cristo Jesús, una persona de la Trinidad es la LUZ: Juan 1:4-10; 3:19-21; 8:12; 9:5; 12:35-36, 46. El verbo usado aquí es diferente a los demás actos de Dios sobre la Creación.

La luz de los verso 3 y 4, no tienen nada que ver con la luz del sol que es creado en los versos 14 al 19 del día cuarto. A la Luz, Dios le llamó “Día”; palabra que en las Escrituras se usa con cuatro acepciones: 1) Parte del día solar cuando hay luz. 2) Período de 24 horas. 3) Un tiempo apartado para un propósito específico: “El Día de Expiación”. 4) Un período más largo en el cual se cumplen ciertos propósitos revelados de Dios: Ejemplo Génesis 2:4.

Somos llamados hijos de la luz y del día: 1 Tesalonicenses 5:5. La luz del universo, por supuesto que era, es y será buena en gran manera como lo manifiesta el verso 4; y esta luz no puede estar en comunión con las tinieblas, por eso deben estar separadas: Isaías 45:5-7; 2 Corintios 6:14; 1 Juan 1:5-7.

La luz fue engendrada y presentada por Dios: Salmo 2:7; Hechos 13:33; Hebreos 1:5. Esta fue dada el primer día de la creación, es decir es el primogénito de la creación: Colosenses 1:15; Hebreos 1:6. Una vez que Dios Padre y Espíritu Santo, presentan a Cristo, es a partir de Él que la Trinidad comienza a crear todas las cosas que están en los cielos y en la tierra: Colosenses 1: 15-18.

 

CONCLUSIÓN:

  1. Que el ateísmo es una locura, pues ven que hay un mundo que no se pudo hacer por sí mismo, y aun rehúsan creer en Dios.
  2. Dios es el Creador y dueño Soberano de todas las cosas por derecho irrefutable.
  3. Dios es el Todopoderoso, por lo tanto felices los que lo tienen por su Dios, y han puesto su esperanza en El.
  4. Dios creó el universo como expresión de su amor, pues siempre el amor se expresa hacia algo o alguien, por eso como creación de Él, somos de inestimable valor: el clímax de la creación de Dios.
  5. Por lo tanto Dios es más que digno de toda adoración y alabanza.

 

Acompáñenos en el siguiente artículo. Dios los bendiga abundantemente.

 

Escúchenos todos los Lunes 7:00 pm por Radio Vida, marcando al (712) 832-8044, o

por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *