EL EVANGELIO EN MARCHA

Dios, el Creador del matrimonio

GÉNESIS 2:18-25

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

  Muchas personas creen que el matrimonio es una caja llena de bienes y bendiciones de la que podemos sacar todo lo que necesitamos para ser felices. Creen que el matrimonio es la llave que abre esa caja y que pueden tomar de ella todo lo que queramos, y que de pronto de una forma misteriosa, siempre vuelve a llenarse.

Incluso cuando la caja llega a vaciarse y vienen las dificultades dentro del matrimonio y este se hunde, se destruye, todavía no hemos aprendido la lección; insistimos en buscar un segundo socio que traerá con él otra caja sin fondo para que podamos vaciarla.

El matrimonio es una caja vacía, donde el esposo y la esposa constantemente deben llenarla de amor, comunicación, paciencia, bondad, generosidad, etcétera.

El amor no está en el matrimonio, está los esposos que tienen que ponerlo dentro de la caja, para luego tomarlo de ella, siempre se debe poner más de lo que se saca.

A la luz de este pasaje, consideremos algunos aspectos que la Biblia enseña acerca del matrimonio:

 

  1. LA NECESIDAD DEL HOMBRE DE UNA COMPAÑERA: V. 18-22.

 

Cuando Dios hizo todas las cosas, los animales y al hombre, lo hizo bueno en gran manera. Pero en este versículo, Dios expresa una sola cosa que no es buena: La falta de compañía del hombre, porque hasta ese entonces no había creado a Eva.

Dios amaba y ama al hombre y quiere siempre su bienestar. Dios resalta lo incompleto que estaba Adán, resalta la necesidad que tiene el hombre de una compañera, de una ayudadora y de una igual. Esto señala la incompetencia de Adán, pues por sí solo, él no era capaz de alcanzar lo que estaba llamado a ser y hacer; y  no señala la insuficiencia de Eva: 1 Corintios 11:9. La mujer fue hecha por Dios para suplir la deficiencia del hombre: 1 Timoteo 2:14.

Cuando Adán puso nombres a todos los animales; él se dio cuenta que cada especie, tenía su macho y hembra, es decir, el perro tenía de compañera a la perra, etcétera.

Pero ningún animal, macho o hembra, no han sido, ni serán nunca parentesco con el hombre, ni peor, el complemento para suplir la deficiencia del hombre, lamentablemente vemos hoy la aberración de algunas personas que tienen relaciones con animales, y como consecuencia de ello, tenemos enfermedades incurables como el Sida o malformaciones congénitas.

Tampoco Dios, formó a otro hombre para que fuera el complemento de Adán, lo cual también es una tremenda aberración a Dios; la Biblia establece que Dios creó: varón  y hembra: 1:27; SOLAMENTE DOS SEXOS; no un tercer sexo. (El homosexual, no nace; se hace homosexual, por la degeneración del pecado en la humanidad).

Por lo tanto, Dios le hizo ver la necesidad al hombre de una compañera: esta es y será siempre la mujer. Además, Dios estableció, versículo 22, para Adán, le dio una sola mujer; Dios no aprueba la poligamia.

 

  1. EL MATRIMONIO FUE CREADO POR DIOS: V. 18-25.

 

Dios y ninguna cultura o religión creó el matrimonio; y como todo lo que Dios hace tiene siempre un propósito, los propósitos de la creación del matrimonio son:

1)Honrar y glorificar a Dios.

2)Mostrar el cuidado que Dios tiene del hombre, y de su paternal preocupación por su bienestar.

3)Dios lo dio como un regalo para Adán y Eva; ellos fueron creados seres sociables, perfectamente para complementarse entre sí.

4)Dios instituyó el matrimonio para preservación de la humanidad; a través de la procreación.

El matrimonio es hasta la muerte de alguno de los esposos, pues al ser un solo cuerpo, una sola carne, esta solamente desaparecerá cuando muere: Mateo 19:6.

 

  1. EL ROL DEL HOMBRE DENTRO DEL MATRIMONIO: V. 21-24.

 

Adán estaba en inocencia aun, sin pecado; Dios realizó la primera cirugía de la historia; Adán no sintió dolor, porque donde no hay pecado, no hay dolor.

El hombre fue formado primero, siendo la cabeza de la mujer. Es interesante ver que la mujer procede del varón, y después de Eva, proceden todos los seres humanos, es decir, todos procedemos de Adán.

Lo más significativo, es ver que Dios hizo a la mujer de una costilla de Adán, de su interior; Dios no la formó de un hueso de la cabeza, para que ella no tuviera dominio sobre él; tampoco la formó de un hueso de los pies, para que el hombre no la pisoteara; sino que la formó de su costado, para que ella sea igual a él; la formó debajo de su brazo, para que ella sea protegida por el hombre; la formó cerca de su corazón, para que ella sienta los latidos del corazón del hombre y sea amada por este.

Dios como Padre de ella, la trajo al hombre: v. 22, como su otro yo y la dio como ayuda idónea para él. Entonces, los principios divinos del rol del varón en el matrimonio:

  • Provisión; El hombre proveyó su costilla para que ella exista.
  • Protección – Seguridad; ella fue formada de debajo de su brazo.
  • Cuidado; pues ella procedió de él, por haber sido creada más refinada que el hombre; por ser suave, la palabra hebrea mujer significa suave: 1 Pedro 3:7; siendo su propio cuerpo y además le dio nombre.
  • Amor; por ser ella creada junto a su corazón: Efesios 5:25-30.
  • Prioridad; el hombre dejará (no abandonará) a su padre y a su madre, la prioridad en su vida de ahora en adelante será su esposa.
  • Unidad; en lo espiritual, sentimental, emocional, material, y en lo sexual, pues la intimidad sexual dentro del matrimonio es autorizado por Dios y por eso no se avergonzaban, andaban en pureza, antes de la caída. Y esta unidad es hasta la muerte.

 

  1. EL ROL DE LA MUJER DENTRO DEL MATRIMONIO: V. 18, 20, 23-25.

 

Si el hombre es la cabeza de la mujer, la mujer es la corona de su esposo y de la creación visible.

Veamos los roles u obligaciones para ella dentro del matrimonio:

  • Sometimiento; todos los miembros del cuerpo están sometidos a la voluntad de la cabeza del cuerpo, la mujer por ser parte del cuerpo del hombre le debe sometimiento a este; así mismo el hombre debe estar sometido  a Dios quien lo creó.
  • Complemento; la mujer fue creada por causa del varón, por lo tanto ella debe ser la ayuda idónea por la cual fue creada. Proverbios 14:1: La mujer sabia, edifica su casa, más la necia con sus manos la derriba. “Esposas no caigan en el pecado de Eva”.
  • Unidad en suplir la necesidad sexual del hombre; una de las necesidades más importantes del hombre dentro del matrimonio, es el sexo; y ambos deben darse el uno al otro: 1 Corintios 7: 3-5.

 

Dios les dio tanto al hombre como a la mujer privilegios exclusivos, por lo tanto no se admite el pensamiento de que un sexo sea superior al otro.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Post
«