AUTOS

Evita que tu auto se convierta en un ‘horno’

 

Con la llegada de las altas temperaturas hay que tener mucha precaución con el automóvil, ya que si se deja estacionado al sol las temperaturas que se pueden alcanzar en el interior pueden poner en peligro la salud de las personas. Así, con una temperatura exterior constante de 77º Farenheit, el interior del coche puede llegar a alcanzar los 104º Farenheit en unos 42 minutos.

Pero en el caso de una temperatura exterior de 95º Farenheit, se podrían alcanzar los 131º Farenheit al cabo de 60 minutos, y transcurridos unos 42 minutos, se ha llegado medir una temperatura de 163.04 grados Farenheit  sobre la superficie del salpicadero, según un estudio realizado por el RACC.

El efecto de una temperatura de esta magnitud al contacto con la piel del ser humano, puede provocar daños en la piel en tan solo unos segundos, además de mareos o problemas más serios.

Este mismo estudio ha demostrado que el color del vehículo influye de forma muy importante en la temperatura que alcanza al sol. Así, se escogieron dos coches, uno blanco y otro negro comprobando que los colores oscuros absorben más radiación que los claros y por tanto aumentan la temperatura.

En el estudio con ambos coches la diferencia llegó hasta los 62.6º Farenheit más en el negro que en el blanco, siendo las temperaturas alcanzadas de 176º Farenheit en el negro por 145.4º en el blanco. En cuanto a los mitos desechados figura uno que todos hemos creído alguna vez como el que dejar las ventanillas un poco abiertas disminuye la temperatura interior y que el informe desmonta pues únicamente reducen en unos dos grados la temperatura.

Por eso, ante la llegada de las altas temperaturas, se recomienda mucha precaución, y evitar que las personas permanezcan en el interior del coche. Los niños son particularmente vulnerables en situaciones extremas de temperatura: debido a su menor desarrollo del aparato respiratorio, son más vulnerables a los golpes de calor.

Bajo ningún concepto deje encerrado a su hijo dentro del vehículo: la temperatura puede incrementarse en 50 grados Farenheit en cuestión de pocos minutos.

Un parasol colocado de forma correcta en el parabrisas del vehículo puede reducir de forma significativa la temperatura del salpicadero. De la misma forma, el parasol ayuda a que la temperatura interior del vehículo sea, como mínimo, 51.8º Farenheit menor que si no la usamos. Los elementos internos de un vehículo como son el salpicadero, los asientos, el volante o el cambio de marchas pueden alcanzar temperaturas cercanas a los 176º Farenheit si no están protegidos con parasol.

Asimismo, se recomienda que nos tomemos nuestro tiempo antes de empezar un viaje. Abra todas las puertas del vehículo y permita que entre aire fresco durante unos minutos antes de entrar.

Antes de hacer uso del aire acondicionado, se recomienda sacar el aire caliente de los conductos de refrigeración del vehículo usando el ventilador del coche durante un minuto. Haciendo esto, permitirá un mejor funcionamiento del aire acondicionado, a la vez que alarga la vida útil del mismo. (Con datos de ABC)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *