EL EVANGELIO EN MARCHA

EL CRISTIANO DEBE DARLE EL VALOR APROPIADO A LA HONESTIDAD

Deuteronomio 16:19-20

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

INTRODUCCIÓN

En la cartelera o taquilla del cine hay un anuncio que dice: Niños de cinco años para arriba, pagan boleto completo.

Una madre fue con su hijo de cinco años al cine, y le pide a la señorita que vende los boletos; que le venda dos boletos completos.

La señorita le pregunta a la madre: ¿Qué edad tiene el niño? La madre responde que cinco años. La señorita le dice: Su hijo parece menor, si usted me hubiera dicho que tenía cuatro años, yo no me habría dado cuenta y usted hubiera pagado solamente un boleto.

La madre respondió: Usted no se hubiera dado cuenta, pero mi hijo sí. Cuando usted está en el supermercado, ¿Cuál es su acción cuando el cajero le cobra menos o le regresa más dinero del que debe de darle? O si usted está vendiendo algo, ¿usted provee toda la información sobre lo que está vendiendo?

William Shakespeare dijo: Ningún legado es tan rico como la honestidad. La honestidad es un regalo muy caro, no la esperes de gente barata: Warren Buffett.

La honestidad, es el primer capítulo en el libro de la sabiduría: Thomas Jefferson. Alguien dijo: La ventaja de ser honesto es que hay poca competencia.

 

  1. LA HONESTIDAD DEBE SER EL ENFOQUE DE TODO CRISTIANO: FILIPENSES 4:8-9.

Ser cristiano, no es solamente el haber levantado la mano para tomar una decisión de aceptar a Cristo; el haber obedecido al bautismo por inmersión; el asistir a los servicios que presta la Iglesia; o el llevar una Biblia bajo el brazo; o el pegar un sticker en la parte posterior del carro; sino que es mucho más, ser cristiano es estudiar las enseñanzas de Cristo y vivir como Cristo cada día de nuestras vidas aquí en la tierra, siguiendo el ejemplo que Él nos dejó, viviendo en integridad, honestidad, santidad, haciendo cada día la voluntad del Padre en nuestras vidas.

Y uno de esos valores modelados por Cristo, fue la honestidad. Cuando practicamos y vivimos en honestidad, tendernos los siguientes beneficios:

 

  1. LA HONESTIDAD FOMENTA EL RESPETO DE LOS DEMÁS: SALMO 119:80; PROVERBIOS 20:7.

La hipocresía es el acto de aparentar algo, cuando en realidad no lo somos. Y más temprano que tarde, las personas alrededor, se darán cuenta de que no somos lo que decimos ser. Un refrán dice: “Mas rápido cae un mentiroso que un cojo” o “más rápido cae un mentiroso que un ladrón”.

Como dice el salmista, si no queremos que seamos avergonzados o quebrantados, andemos en honestidad e integridad; y así, como dice Salomón, nuestros hijos serán bendecidos.

Si no andamos en honestidad, las personas nos faltarán el respeto; porque es difícil respetar a aquellos que son deshonestos.

Un ejemplo actual, es el presidente Trump; en su campaña dijo que no iba a ver tiempo para vacaciones, sino que hay que trabajar, trabajar, para “hacer grande otra vez a USA”; pero de lo que va de su periodo, ha tenido más tiempo jugando al golf y de vacaciones.

Y no se diga del dictador Maduro; o de los chavistas, y sus familias que son abucheados aquí en Estados Unidos cuando la gente los ve. ¿Es honesto que una persona, tome la señal de cable o de internet de la casa del vecino? Selah.

 

  1. LA HONESTIDAD PRODUCE CONFIANZA: PROVERBIOS 10:9; 11:3.

Cada persona, por así decirlo, es un anuncio publicitario a los demás; es decir, nuestras acciones hablan más que mil palabras; y manifiestan lo que realmente somos. Y el cristiano es un cartel de anuncio de Dios; en cierto sentido, cada cristiano, es un predicador, pues su vida testifica a los demás acerca de Cristo. La pregunta es: ¿Qué estamos publicando acerca de Cristo con nuestras vidas como cristianos o como siervos de Dios? De eso depende que las personas confíen o no en las iglesias y aún más en los pastores.

La vida cristiana, no es un ejercicio escolar donde se atiende a los servicios; se toman notas de las clases, se estudia la Biblia, se memorizan versículos. Es mucho más que eso; es un estilo de vida: Mi vida debe reflejar a Cristo Jesús.

Sin lugar a dudad, la decepción y la deshonestidad por parte de un cristiano son un terrible testimonio para Cristo Jesús.

Tristemente, muchos de nosotros conocemos cristianos con quienes no trataríamos en un negocio, porque no le tenemos confianza. Cuando la gente sabe que somos honestos, confiarán en lo que decimos y hacemos.

 

  1. LA HONESTIDAD MEJORA LAS RELACIONES: TITO 2:7-8.

La verdadera honestidad, fortalece las relaciones; al igual que la deshonestidad acarrea la pérdida del respeto y la confianza. Una persona honesta experimentará relaciones más estrechas y saludables en:

 

DENTRO DE LA FAMILIA: PROVERBIOS: 15:27.

La deshonestidad hace que el hogar de tal persona sea mal vista por los demás; y no hace que sus hijos se sientan bendecidos, sino por el contrario se sientan avergonzados: Proverbios 20:7.

 

DENTRO DE LA IGLESIA: MATEO 20:20-24; HECHOS 5:3-5; 8:18-20.

Uno de los factores que más afectan las relaciones personales dentro de las iglesias, es que existen hermanos con motivaciones equivocadas; que tendrán apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de la misma, como dice Pablo: 2 Timoteo 3:5. Ya sea que consciente, subconsciente o inconscientemente lo hagan; pero esto hace daño a las iglesias y en muchos casos produce división y malestar entre los hermanos, como en estos pasajes.

En las iglesias necesitamos hombres y mujeres de integridad.

 

DENTRO DE LA SOCIEDAD: HECHOS 2:47.

Los cristianos con la reputación de ser honestos, harán un impacto positivo en el ámbito moral y espiritual de la comunidad.

 

CONCLUSIÓN:

Como hemos visto a la luz de la Biblia, la honestidad, primeramente, no es una opción para el cristiano; sino que debe ser parte del fruto del Espíritu Santo como Pablo lo dice en Efesios 5:9, 22; donde la palabra fe, no significa la fe salvífica, sino que significa que esa persona es de confianza, es de fiar, por su integridad, porque demuestra la gloria de Dios en su vida.

Segundo, toda persona debería ser honesta, porque todo ser humano, tiene la imagen y la semejanza de Dios como un sello intrínseco en cada uno de nosotros; pero lamentablemente el pecado ha hecho, hace y hará deterioro en la vida del hombre.

Como cristianos, debemos ser honestos con nosotros mismo para con Dios, porque Dios no puede ser burlado: Gálatas 6:7.

Es nuestra oración que el Espíritu Santo, lo llene con Su poder, para que, no solamente en lo económico, financiero o material seamos honesto; sino sobre todo en lo espiritual; porque de esa área es que se deriva todas las demás.

Hoy en día nuestra sociedad carece de honestidad; por lo tanto, Dios está llamando y buscando hombres y mujeres con estos valores para ser de bendición a este mundo que se hunde cada día más y más en la deshonestidad; los cuales van a heredar la tierra y a reinar en el gobierno milenial del Mesías.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

 

Información: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *