EL EVANGELIO EN MARCHA

“Manejando su dinero con éxito”

PARTE V

EL CRISTIANO DEBE ENTENDER LA SABIDURÍA DE AHORRAR Y/O INVERTIR

Números 27:8-11

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

INTRODUCCIÓN

  Ningún ser humano, puede dar por sentado que siempre todo le irá bien; nunca alguien puede decir: yo nunca me enfermaré, siempre estaré saludable y fuerte para trabajar siempre. Siempre tendré dinero a mi disposición para gastarlo en lo que me plazca.

No sabemos lo que nos pasará el día de mañana; no podemos decir: “mañana haremos esto o aquello, mañana tendremos esta y otra cosas, etc.” Santiago 4:14-15.

Creo que es el anhelo de todo padre y madre trabajar para proveer a sus hijos para el día de hoy, y aun para el futuro. Existe el deseo de dejarles alguna herencia para que ellos se puedan defender en esta vida, que cada día se vuelve más difícil.

¿Cuántos de nosotros de pronto recibimos alguna herencia de nuestros padres? Y aun ¿Cuántos de nosotros como padres, nos preparamos ante una posible emergencia financiera o de salud?

¿Existe en nuestra cultura el principio sabio del ahorrar para cuando vengan posibles situaciones difíciles en nuestra vida o familia? ¿Existe en nuestras mentes la sabiduría que hubo en José de ahorrar en los tiempos de vacas gordas, para cuando vengan los momentos de las vacas flacas?

 

¿ES UNA BUENA MAYORDOMÍA EL AHORRAR Y/O INVERTIR?

La palabra de Dios nos exhorta a que los padres debemos de atesorar para los hijos: 2 Corintios 12:14. Y a que los padres deben dejar herencia a sus descendientes: Números 27:8-11. El libro de Proverbios nos da mucha guía respecto al ahorrar y/o invertir:

 

  1. La persona sabia a diferencia de la persona insensata: Proverbios 21:20.

EL HOMBRE SABIO AHORRA PARA EL DÍA DE LA ESCASEZ.

José es un ejemplo de ello, a pesar de que el recibió revelación de Dios acerca de lo que se venía sobre Egipto; pero la Biblia dice que aquel que esté falta de sabiduría, que se la pida a Dios, que la dará abundantemente: Santiago 1:5.

La persona que se deja llevar por la sabiduría de Dios, sabe que es frágil, sabe que en este mundo puede ocurrir cualquier adversidad; y Dios le da la inteligencia para poder aprovechar las buenas circunstancias que Él le provee y guarda o ahorra para tiempos difíciles: Proverbios 22:3; 24:27; 30:25.

La persona sabia, usa bien el dinero y los recursos que Dios les da; si Dios le da la bendición de poder ahorrar, los pone a invertir: Lucas 19:12-23; y de esa manera puede colaborar más en la Obra de Dios.

 

EL HOMBRE INSENSATO NUNCA ESTÁ PREPARADO PARA LAS EMERGENCIAS DE LA VIDA.

La persona insensata, vive el momento, y no piensa en el futuro, no tiene una sabiduría de ahorro o de planificación para casos de emergencias. Anda gastando todo lo que gana en los placeres o vanidades de este mundo: Deuteronomio 21:20; Romanos 13:13.

La persona insensata que gasta más de la cuenta, que no se arropa hasta donde la sábana le alcanza, su fin será la pobreza. La persona insensata, cuando le viene la adversidad, no sabe cómo enfrentarla, y por falta de sabiduría, comienza a vender sus bienes en precios insignificantes y queda prácticamente arruinado: Proverbios 23:19-21.

 

  1. LA ESPOSA VIRTUOSA: PROVERBIOS 31:10-31.

11-12. La mujer sabia, que tiene una buena mayordomía, hace que su marido se sienta confiada de ella; porque sabe manejar o administrar bien el derecho, gastando en lo necesario y no en cosas innecesarias o en derroches; y por eso, no carecerá de ganancias.

13-15, 19, 21-24, 26. Ella trabaja mientras Dios le da fuerzas, y busca donde más puede ser productiva. Como buena madre le da buena comida a su familia y no anda gastando y mal alimentando a sus hijos con comidas chatarras. Y como tiene un corazón bueno y justo, da buena ración a sus criadas.

16-18. Como Dios le ayuda en sus negocios y obtiene ganancia de los mismos, no malgasta el dinero ahorrado, sino que lo invierte para el bien de su casa.

20, 26. La mujer sabia que se sujeta a la voluntad de Dios, da de comer al pobre, al huérfano y al desamparado y entiende que con esto, honra a Dios y recibirá recompensa: Proverbios 14:31; 19:17.

  1. Una esposa sabia que sabe manejar las finanzas de su casa, no tendrá miedo ni temor cuando venga alguna adversidad o el tiempo de la vejez; porque Dios la vestirá de fuerza y honor.

28-31.Una esposa que teme a Dios, será una buena administradora de la casa, y será alabada por sus hijos, por su esposo y por todos.

 

  1. LA PEQUEÑA HORMIGA: PROVERBIOS 6:6-8.

La hormiga hizo preparativos para el invierno cuando no iba a poder trabajar. Es importante que ahorremos cuando tenemos productividad  para poder estar preparados para los tiempos que inevitablemente vienen cuando no tengamos producción o trabajo o una emergencia médica.

La idea del “invierno” a la que alude este pasaje bíblico, nos recuerda los futuros años de vida de nuestra jubilación o retiro.

 

¿ES IMPORTANTE QUE LA PERSONA SE PREPARE PARA SU JUBILACIÓN O RETIRO?

La Biblia no enseña que debemos de jubilarnos de nuestra productividad o servicio para con Dios. Lo que la Biblia enseña es que debemos prepararnos financieramente para esos años de invierno de la vida, para ser productivos y eficaces para con Dios en esta etapa de la vida, hasta que Él nos de fuerzas o vida.

La persona promedio en los EE.UU. se retiraba con el 40% del sueldo que tenía cuando se jubilaba. El Pastor bautista promedio se jubila con el 30% de las entradas que tenía. La Junta de Anualidades de la Convención Bautista del Sur dice que una persona necesita del 75% al 85% de su sueldo para que pueda sostenerse durante su jubilación; y si fuera el 100%, sería mucho mejor.

Los ahorros y las inversiones como todo lo demás, en extremo o demasía, o que nos afanemos a ello, pueden llegar a ser un peligro para el que no tiene bien puesta su fe en el Señor, reconociendo que todo depende de Su Soberana y absoluta voluntad.

 

CONCLUSIÓN:

Hemos visto que desde el principio, Dios dispuso que el hombre trabajara, labrara la tierra y la guardase. Dios proveyó de abundancia y riquezas para que toda la humanidad pudiera disfrutar de ellas, con el propósito de honrar a Dios, de no afanarnos, ni de ser codiciosos o ambiciosos; que pudiéramos tener para cuando venga el “invierno”; pero lamentablemente, el pecado que entró en el mundo y ha sido y sigue creciendo en forma galopante, ha hecho que las riquezas dadas por Dios a la humanidad, estén en pocas manos, y que lamentablemente las derrochan; y por otro lado, existe la mayoría que ni siquiera tiene para el sustento diario, menos para ahorrar o guardar para su futuro.

Que la sabiduría de Dios llene sus vidas, para que manejen las finanzas a la manera de Él, siendo buenos mayordomos de los bienes que Dios nos da, para que podamos ahorrar, y poder bendecir a nuestros hijos, familiares, Iglesia y a la sociedad.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

formación: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *