September 4, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA

“Manejando su dinero con éxito”

PARTE VII

             EL CRISTIANO DEBE ESTAR CONSCIENTE DEL PROBLEMA DE PEDIR PRESTADO

Proverbios 22:7, 26-27

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

INTRODUCCIÓN

¿Cuántos de nosotros no tenemos deuda, o alguna vez haya tenido deuda? El endeudarse es tan común en nuestro diario vivir.

Las personas se endeudan, las familias se endeudan, las empresas se endeudan, y aun los gobiernos se endeudan.

Estados Unidos tiene una deuda de más de 19 billones de dólares. La deuda pública de El Salvador, superó los 17.000 millones de dólares a fines del año pasado, cuando la población actual, supera los 6’200.000 habitantes; es decir que cada salvadoreño tiene una deuda encima de los $2,742.00. Y así por ende todas las naciones de la tierra; el mundo entero está endeudado.

¿Cuántos de nosotros tenemos o hemos tenido tarjeta de crédito? ¿Cuántos de nosotros no hemos caído en cuentas impagas o hemos recurrido a hacer abonos o plan de pagos, o pagando los mínimos en las tarjetas de créditos?

 

¿QUÉ NOS DICE LA BIBLIA CON RESPECTO A LAS DEUDAS?

 

  1. Las deudas es un tema muy controversial el día de hoy.

a)Existen aquellas personas que dicen que la Biblia prohíbe todo tipo de deuda, apoyándose en Romanos 13:8No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo ha cumplido la ley”; otra traducción dice: “No dejen deuda sin pagar…”; donde la palabra griega para deuda significa obligación o deberle algo a alguien. Es decir, debemos cumplir con nuestras obligaciones, y mientras estemos cumpliendo con los pagos de acuerdo a lo que el contrato dice, la deuda es aceptable.

  1. b) La Biblia no prohíbe el pedir prestado. Sin embargo, tampoco la Biblia lo recomienda: Deuteronomio 15:5-6. Deuteronomio 15: 1-18; Dios da instrucciones sobre los préstamos entre los israelitas. Siempre se habla de la deuda como un principio negativo. Un ejemplo de este principio negativo es el divorcio; aunque la Biblia jamás anima a que se lo lleve a cabo; sin embargo, se lo permite bajo ciertas circunstancias y siguiendo ciertos requisitos.

Lo mismo sucede con la deuda, pero por supuesto que siempre estamos mejor cuando no debemos nada; pero bajo ciertas circunstancias y siguiendo ciertos patrones, podemos tener deuda; por ejemplo: un carro o una casa.

 

  1. LA BIBLIA SEÑALA CONDICIONES ESPECÍFICAS EN CUANTO A LAS DEUDAS: SALMO 37:21.

 

  1. a) Lo positivo del versículo dice que si una persona no tiene deuda, tiene mayor libertad para dar para la Obra de Dios, que de aquellos que están bastante endeudados. El dador siempre crece más en la gracia de Dios. Una persona justa será un dador generoso: Mateo 5:42.
  2. b) Lo negativo del versículo, por así decirlo, es que si pides prestado, debes pagar lo que pediste prestado: Éxodo 22:14; 2 Reyes 4:1-7; Romanos 13:8. Si no queremos que se nos cuente entre los morosos o que nos envíen a Colección; debemos pagar todo lo que pedimos prestado.

 

SI PIDES UN PRÉSTAMO, DEBES PAGARLO.

¿Es bíblico declararse en bancarrota? El asunto puede ser algo controversial; sin embargo, si uno se declara en bancarrota, debe pagar lo que debe, hacer forma de pagos o que la deuda sea condonada por el acreedor. La Biblia es muy clara en este punto.

 

a)Las deudas tienen pautas para aquellos que están considerando pedir un préstamo: Proverbios 6:1-5; 11:15; 17:18; 22:26.

 

LAS FIANZAS O EL FIADOR

Estos versículos, tratan del concepto bíblico de las “fianzas”, o del ser fiador o garante de alguien. Esto incluye dos cosas:

  1. b) Primero, el concepto de fianzas o de ser garante, prohíbe firmar conjuntamente o firmar como fiador de alguien más: Proverbios 11:15. El asunto es que se obtienen problemas asociados con firmar como fiador de alguien.

Puede y suele ser una excusa para no ayudar al necesitado. Lamentablemente, esto puede llevar a destruir amistades. Un dicho antiguo dice: “Un amigo lejano, es un amigo cercano que te debe dinero”.

La definición que da un banquero de la persona que firma como garante de otra es: “Un insensato con una pluma en la mano”.

 

CONCEPTO DE LAS FIANZAS

  1. c) Segundo, el concepto de fianzas, prohíbe la deuda que excede el valor de la propiedad que se ofrece como seguridad (garantía subsidiaria). Entendamos que una fianza, es dar un depósito o enganche, ya sea con dinero o bienes como pago parcial de una obligación mayor; o firmar un documento donde me obligo a pagar después, sin tener una manera segura de pagar.

 

VEAMOS DOS EJEMPLOS DE ESTO:

Al comprar un carro nuevo. Por lo general, la persona da un 10% de entrada o de enganche y el resto lo financia a cinco años más intereses, más impuestos por transacción, etc. en el momento en que el dueño saca el carro de la agencia, el precio del auto ya se ha reducido tanto, que deberá más de lo que el carro vale. Esta puede seguir siendo la situación hasta que haya pagado alrededor de cuatro años. Esta práctica, viola el concepto de fianzas.

La mejor manera es comprar un carro es pagando en efectivo. Podemos trabajar e ir ahorrando una mensualidad que sería el equivalente como que estuviera pagando un carro. Cuando tenga el efectivo acumulado para un carro que le saque de apuro, lo paga en efectivo, pudiendo regatear precio. Luego siga ahorrando esa mensualidad, hasta que acumule para que se compre un carro menos usado. Así no quebranta el principio de fianza.

 

TARJETAS DE CRÉDITO

El uso de las tarjetas de créditos. Usted quebranta el principio de fianza, cuando usted, en vez de pagar el total consumido en el mes, solamente paga un mínimo o un monto parcial; lo cual le genera altos intereses, y si sigue usando esa política, se cumple Proverbios 11:15.

Recuerde que las tarjetas de créditos no son el problema, el problema es en la manera que usted la usa y cumple sus obligaciones contraídas. Debemos arroparnos hasta donde la sábana nos alcance.

Hay que ser sabio en el momento de adquirir una tarjeta de crédito; no espere que ellas le saquen provecho a usted; sino por el contrario; que usted obtenga provecho o beneficio de ellas; lo cual si es posible si las administramos correctamente.

 

CONCLUSIÓN:

  Santiago 4:13-14; nos dice que no sabemos lo que será mañana. Si sabríamos lo que ocurrirá mañana, de seguro, actuaríamos como dice el versículo 13; pero no lo sabemos.

Este pasaje nos alerta de que debemos tener cuidado de no contraer deudas que sean presuntuosas; porque ¿en qué situación dejarían a sus familiares si murieran hoy?

También debemos de tener cuidado que caer en deudas por falta de confianza en Dios. A veces es una gran tentación caer en una deuda, antes de que Dios provea: Filipenses 4:19.

Debemos aprender a caminar por fe y no basado en las tarjetas de créditos o las deudas. Dios se ha comprometido a suplir nuestras necesidades; eso frecuentemente requiere que esperemos en El.

Y que Dios nos de su sabiduría para saber cuál o qué tipo de deuda contraer. Amén.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

Información: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *