Dios y patria

September 11, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA- PERLAS DEL ALMA

Dios y patria

Por: Francisco Aular (faular @hotmail.com

Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el SEÑOR. Salmo 144:15b (NVI)

 

 La Biblia nos dice que Dios es el Autor de la raza humana, y de las lenguas, pueblos y gobiernos que en el transcurso de la historia de la humanidad se han formado. El Creador mismo puso en el corazón del ser humano la necesidad de un sentido de Dios, de familia y de patria para poder orientarse en la vida con un propósito.

Cuando leemos en la Palabra de Dios y revisamos la historia del pueblo israelita, nos damos cuenta que el pueblo escogido y dirigido bajo la soberanía de Señor, siempre se ha caracterizado, en primer lugar, por su adoración al único y verdadero Dios, y en segundo lugar, por el celo con que ha amado a su nación, a la familia, a su lengua y sus costumbres, es decir, los elementos con los cuales describimos lo que es patria.

Uno de los héroes del pueblo judío es el rey David, todavía se visita y se ofrecen los respetos debidos a sus restos en Jerusalén. David fue un verdadero patriota. Entre sus muchas cualidades está la de compositor de salmos o himnos; en muchos de ellos deja sentir su amor, su visión e intercesión delante de Dios por su patria. Para el rey David, Dios y patria son el binomio de la prosperidad de una nación.

Dios nos ha dado una patria, con una lengua que entendemos, con una cultura muy particular, lugares bellísimos y gente amable que se gana el corazón de los extranjeros. En esa patria nacimos, nos hemos criado y vivimos. ¡Oremos por una patria nueva llena de hombres y mujeres con valores cristianos!
Aunque el cristiano nacido de nuevo tiene una Patria celestial, todavía está en la tierra y por lo tanto tiene una patria terrena. En efecto, el cristiano está en el mundo –en sentido físico-, pero no es del mundo porque este es un sistema antagónico a Dios, por ello JESÚS dijo con respecto a nosotros sus discípulos: “No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Juan 17:16 RV60), y el Señor añadió: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal” (Juan 17:5 RV60).

Así podemos decir que según el Señor JESÚS, el cristiano nacido de nuevo es ciudadano de dos mundos. Como el salmista, debemos orar, trabajar, velar y soñar con una patria terrenal en donde la seguridad sea para preservar, especialmente a nuestra familia, niñez y juventud. ¡Soñemos y nos cansemos de soñar con una patria en donde los mejores nos dirijan y nos lleven a la prosperidad espiritual y humana!

Cierta vez, un dirigente judío dijo: “Más vale morir que ser expulsado de la propia patria”. Los judíos que anduvieron dispersos por el mundo por dos mil años, saben lo que es patria. Nosotros que tenemos patria tenemos que alcanzar a nuestra nación con el mensaje e influencia de nuestro Señor Jesucristo, porque en la medida que pongamos como la base de nuestros valores las enseñanzas de la Biblia, tendremos la patria que Dios quiso que tuviéramos bajo su soberanía y misericordia. Entonces como el salmista podemos exclamar: “Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el SEÑOR. (Salmo 144:15b. NVI).

Los cristianos nacidos de nuevo como ciudadanos de ambos mundos debemos caminar sobre nuestro suelo patrio con la mirada puesta en la patria celestial,  porque poseemos la esperanza, de que pase lo que pase, tenemos a Dios y a la patria.

ORACIÓN: Padre celestial; Bendito sea tu nombre porque según tu voluntad pusiste un amor especial por la patria en que nací y por la patria que adopté en esta tierra, pero lo mejor de todo es que por gracia y poder me has dado la esperanza definitiva de una patria nueva, en donde moraré contigo para siempre. Ayúdame a ser un instrumento en tus manos para que mi patria te conozca. En el nombre de JESÚS. Amén.

PERLA DE HOY: La seguridad de nuestra patria celestial, hace posible que nunca nos sintamos, ciudadanos de segunda clase en ningún lugar.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *