“El Llamamiento Divino”

September 11, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA

“El Llamamiento Divino”

1 CORINTIOS 1:1-3

Por: Pastor Kléber Jiménez

 

INTRODUCCIÓN

  Una de las mayores preocupaciones que todo buen pastor debe tener, es el ver que sus ovejas crezcan espiritualmente, tal como vemos la preocupación del apóstol Pablo por la Iglesia de Corinto, al enviar cartas diferentes para tratar los problemas que la Iglesia estaba pasando.

En estas cartas vemos los problemas, desilusiones, tristezas, alegrías y las penas que el apóstol llevaba en su corazón por el rebaño que amaba.

La Iglesia de Corinto fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero (Hechos 18:1-8). La Iglesia de Corinto pasaba por problemas de celos, divisiones, desordenes internos, inmoralidad sexual y deficiencias disciplinarias, aunque “gozaba de todos los dones espirituales”, pero en sí mismo era una iglesia enferma, inmadura y problemática.

El mismo nombre corintios, era sinónimo de corrupción, ahí estaba el templo a Afrodita, la diosa del amor, en la que 1000 sacerdotisas prostitutas bajaban todas las tardes a ofrecerse en las calles de Corinto.

Vamos a analizar los múltiples problemas de esta Iglesia como en las actuales, el primer problema es sobre el llamamiento, que implica:

 

  1. UN LLAMAMIENTO ESPECIAL DE DIOS PARA SER SIERVO. V:1.

El hombre por sí mismo nunca busca a Dios, es Dios quien siempre toma la iniciativa de llamar al hombre para iniciar con él una relación, la misma que implica una tarea, tal como la palabra griega κλητός – kletos, que significa llamado.

Desde tiempos antiguos, Dios ha llamado a personas comunes y corrientes como nosotros a ser parte especial en la obra de su Reino, tales como Abraham, Moisés, David, y en este caso a Pablo, quien fuera perseguidor de la Iglesia en otro tiempo, pero ahora él ha sido escogido y llamado para ser un mensajero = apóstol; pero Pablo hace ver que este llamado especial está basado en dos primicias relevantes:

  1. a) Era un llamado especial para servir a la única persona que es el centro y razón de nuestras vidas y se merece toda gloria y honor, al Señor Jesucristo: Colosenses 1:16; cualquier otro llamado secular no tiene la relevancia como este llamado.
  2. b) Este llamado no es por voluntad humana, sino exclusivamente por la voluntad de Dios, refutando la idea carnal de algunos hermanos de Corinto de que Pablo no era un apóstol, o que él fuera puesto ahí por algunos de ellos, sino que fue llamado por Dios para ser el apóstol a los gentiles: Gálatas 1:15-17. Este llamado para servir a Dios, es también para cada miembro de la Iglesia, Pablo lo hace ver con Sóstenes.

 

  1. UN LLAMAMIENTO PERSONAL DE DIOS A LA SANTIFICACIÓN DEL CREYENTE. V:2ª

Pablo dice que este llamado es para “la Iglesia de Dios que está en Corinto”; era la Iglesia de Dios. Para Pablo, dondequiera que estuviera la congregación individual, se trataba de una parte, de un fragmento de toda la Iglesia de Dios. Además hace ver que es: “LA IGLESIA DE DIOS”; no es la Iglesia propiedad de alguna persona en particular, como más adelante les hace ver a los corintios por la división que en ella había.

Así también vemos en el presente, que hay Iglesias en las que existen personas o familias que se creen dueñas de ella; aquí Pablo les recuerda que la Iglesia es de Dios, comprada únicamente por la sangre de Cristo en la Cruz del Calvario.

Además este llamado es de consagración a ser algo sagrado de Dios; el cristiano, es decir la persona que desde el momento que aceptó en su corazón a Cristo como su Señor y Salvador, ha sido dedicado y consagrado a Dios por medio del sacrificio de Cristo. La palabra griega designada aquí es ἁγιάζω (agiázo), que significa una persona que ha sido separada para vivir en servicio, santidad y lealtad a Dios.

Así como en el pasado, Israel fue llamado a ser el pueblo escogido de Dios, ahora la Iglesia es ese pueblo escogido para ser diferente que todas las demás personas, no por llamarse “cristianos”, sino porque su estilo de vida en medio de este corrupto mundo, refleja al Cristo de la gloria cada día de su vida: Lucas 9:23.

 

  1. UN LLAMAMIENTO GENERAL DE DIOS A TODA CRIATURA A SER PARTE DE SU REINO. V:2B

Pablo al ser informado de los problemas que ocurrían en la Iglesia de Corinto, empieza su carta haciendo ver y entender lo que realmente el significado de la palabra “Iglesia” significa, esto es: “Un llamado de adentro hacia fuera a traer a los de fuera hacia el núcleo de la Iglesia”, por eso empezó por su llamado como apóstol, luego a los miembros de la congregación y una vez que los santos entendamos nuestro llamados, podemos ser los instrumentos que Dios quiere que seamos para “que en cualquier lugar del planeta invoquen el nombre del Señor Jesucristo”.

Porque la voluntad de Dios es que todas las criaturas humanas procedan al arrepentimiento: 2 Pedro 3:9. ¿Cómo, pues, invocarán (clamor de ayuda) a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en  aquel  de  quien no  han oído?  ¿Y cómo oirán  sin  haber  quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Romanos 10:14-15.

Dios aún sigue invitando y llamando a las personas de todo el mundo al arrepentimiento. Dios aún sigue hablando al corazón humano, no importa en la condición que este se encuentre, recuerde que Dios ama al pecador y no importa la cantidad de pecados que haya cometido, sino que a Dios le importa el corazón contrito y humillado que busca de todo corazón a Él.

 

  1. LAS BENDICIONES DE DIOS A LOS QUE RESPONDEN AL LLAMADO DIVINO. V:3

Dios demostró su infinito amor, enviando a su único Hijo Jesucristo a morir por todos los pecados de la humanidad. Y es solamente poniendo la fe en la persona de Cristo Jesús, que uno será salvo, no en ninguna otra persona o siervo de Cristo.

Pablo lo enfatiza en este pasaje al hacer referencia de la persona de Cristo cinco veces, pues recuerde que cada persona está en este mundo con el propósito de aquí tome la decisión de su futuro eterno, y esa decisión SOLAMENTE está basada en la persona de Cristo: Juan 3:36.

Pablo nos describe las dos más grandes bendiciones que recibimos al responder al llamado divino: Gracia y Paz.

Era común entre los judíos que cuando se saludaban o se despedían, siempre se deseaban la paz: Shalom. Pero los judíos en su mayoría no entendieron que esa paz sólo era posible primeramente por la Gracia (El regalo inmerecido de Dios hacia el hombre a través de la persona de Cristo). Tal como hoy en día, las personas tratan de obtener el favor de Dios a través de obras, religiones, filosofías, etc.

El hombre es enemigo de Dios por causa del pecado: Romanos 5:10; Santiago 4:4. Pero la única vía para obtener la paz con Dios (volvernos de enemigo a ser amigos de Dios) es a través de la fe en Jesucristo: Romanos 5:1-2.

 

CONCLUSIÓN:

Dios le ha dado el privilegio al hombre de ser parte en su plan divino, por eso Dios siempre invita al ser humano a ser parte de Él, pero el hombre escoge su destino. Dios no obliga a nadie, apela a la voluntad humana que Dios le otorgó. Pero que grande gozo es responder al llamado divino y sobre todo a servir al Soberano del Universo. Cuando Dios le llame a algo, responda inmediatamente. Amén.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

Información: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Post
»