“La Plenitud del Balance”

September 17, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA

 SERIE 40 DÍAS CON PROPÓSITO

“La Plenitud del Balance”

Por: Rev. Ricardo Carrillo

Seguimos conociendo un poco  el trabajo evangelístico, el trabajo misionero.

 

INTRODUCCION: TEXTO: Hechos 2:42-47

ORACION: Que el Señor les bendiga, después de 6 semanas estamos llegando al final de nuestra serie 40 días con propósito, y este día estaremos revisando lo que hemos aprendido, pero después de 6 semanas es muy seguro que tengamos muchas preguntas en nuestra mente, pero esta tarde más que un resumen de lo aprendido, queremos dejarte un concepto básico de balance, el balance es vital para la salud. Si queremos tener una vida saludable, debemos seguir los propósitos que Dios tiene para nuestra vida.

 

ILUSTRACION.

Se hizo un estudio que dice  que el cuerpo de un soldado sufre modificaciones en el momento que va a entrar en combate, porque todo su sistema se prepara para la batalla  de una manera especial, es como un instinto de preservación que lo conecta con el peligro que se avecina. Tan fuerte es esa reacción, que se dice que cuando el soldado sufre una herida, sangra menos por el exceso de plasma, que le ayuda a cicatrizar. Toda la integridad de ese soldado se prepara para ser herido, Dios ha hecho nuestro organismo así de  perfecto.

Yo no sé qué estás viviendo en este momento, pero lo que sí sé, es  que tú necesitas un balance, y si tu vida esta desbalanceada, tienes que pedirle a Dios que te de ese balance.

Nosotros que hemos seguido estos temas por más de 6 semanas y hemos recorrido las escrituras enriqueciendo nuestras vidas, encontramos que siempre los cristianos buscamos ese balance. Por  favor leamos del Libro de los Hechos  capítulo 2, allí se nos menciona como vivían los primeros cristianos.

Hermanos los primeros cristianos tenían un verbo que mandaba sobre los demás, ¿quieres saber cuál era ese verbo? Era perseverar. Y la vida balanceada nos desafía a  perseverar, esto quiere decir que estamos llamados a balancear nuestras vidas perseverando en 5 actitudes. Porque de esto depende tu salud, de esto depende tu crecimiento presente y futuro, hasta  que el Señor venga o te lleve a su presencia.

Del balance de estas 5 actitudes vividas  va a depender, que tu vida sea saludable. Cinco actitudes, cinco verbos para que tu vida sea saludable en este balance que el Señor te da en esta tarde. La primera actitud es:

 

PERSEVERANDO EN EL AMOR AL SEÑOR

Una vida balanceada vive perseverando en el amar al Señor,  se trata de amar al Señor, porque él es el centro y no tú. Si  desde este día empiezas a tener esta actitud de amar al Señor como cosa prioritaria,  entonces te darás cuenta que no has descubierto nada nuevo, porque los primeros cristianos vivían así. La biblia en Hechos 2:42,47 dice: Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración Hechos 2:42

 

   Alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos. Hechos 2:47

 

Vivian teniendo la santa cena y alabando a Dios, esa era la prioridad; Nos está hablando de un estilo de vida de obediencia. No creas que cuando estamos en la iglesia alabando y adorando, eso es todo de la adoración realmente eso es solo una parte de nuestra adoración. La adoración como estilo de vida es de lunes a domingo. Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él Juan 14:23.

La verdad del amar a Dios como nuestra prioridad obedece a una respuesta, no es que nace de nosotros, es decir amamos al Señor, porque él nos amó primero; Y lo que quiere enseñar el Señor en esta tarde es que si amamos al señor tenemos que obedecer, es dejar nuestra vida egocéntrica y centrarla en el Señor.

Si no hemos podido hacer esto hasta hoy, tenemos que darnos cuenta que nuestra vida esta desbalanceada. Roberto Sjogren es un pastor que escribió un Libro llamado la teología de Perros  y Gatos. ¿Te imaginas una teología de Gatos y Perros?, Y este libro presenta dos enfoques de la vida cristiana, este autor dice que solamente puedes vivir tu vida de dos maneras en el Señor; Siendo parecido a un Gato o siendo parecido a un Perro.

El gato es un ser que recibe el amor de su dueño, pero nunca expresa amor, no tiene tanto afecto. El perro por el contrario responde al amor del dueño, con mucho afecto.

 

REACCIONES DIFERENTES

Los dos animales tienen reacciones diferentes frente al amor. El Gato se siente depositario y merecedor  del amor de su dueño y cree que el mundo está centrado en él. El perro sigue a su amo, vive agradecido al amo que lo alimenta, que lo cuida, que podría dar la vida por su amo. ¿Verdad?

Y así podemos dividir el cristianismo también, porque hay creyentes, que miran la cruz del calvario y dicen Cristo murió para salvarme, eso es verdad, ¡claro que es verdad, pero no es toda la verdad, es solo una parte de la verdad. Es cierto Cristo murió por nuestros pecados, pero eso no me convierte a mí en el centro del universo, nosotros tenemos que entender que el Centro es El.

Cuando tenemos una teología de Gato, entonces  creo que las bendiciones  me las merezco, creo que Dios tiene que cuidarme, Dios tiene que bendecirme, Dios tiene que llevarme paso a paso. Y cuando las puertas de la adversidad se abren por las cosas de la vida, y porque Dios lo permitió así, entonces vienen las quejas y muchos abandonan al señor porque solamente han sabido ser gatos.

El perro no, el perro tiene equilibrio, sabe que ha recibido quizás menosprecio de su amo, pero le da todo al amo. Si entendemos esta ilustración sencilla, veremos entonces que tienes 2 perspectivas para seguir en la vida: ser como gato, creyéndote el centro de la historia;  o ser como perro, en un balance que por la gracia recibida tú enfocas tu vida en Dios.

Cuando hablamos de perseverar en amar al Señor, tú tienes que responder a esta pregunta.

¿Vives en queja o vives en gracia?,  ¿Vives quejándote por lo que te sucede o vives dando gracias a Dios por todo?, ¿Dónde está centrada tu vida?. Hermano si no respondemos a esta teología sencilla, tu vida está al borde del precipicio, con facilidad te vas a volcar hacia la queja.

Le vas a preguntar a Dios, ¿por qué te sucede esto? ¿por qué sufres aquello?,  y no te das cuenta que Dios tiene un plan maestro, que sobrepasa tus adversidades; Porque él tiene un plan mucho más grande que tu propia vida.

 

EL SUFRIMIENTO

Si tenemos que ilustrar una vida balanceada, tenemos que poner por ejemplo al apóstol Pablo, en todas sus cartas nos relata el sufrimiento que tuvo que pasar este hombre de Dios. Naufragios, azotes con vara, apedreamiento, Cárceles, exilios todo eso lo sufrió. Sin embargo Pablo dice en 1Corintios 15:9,10.

Admito que yo soy el más insignificante de los apóstoles y que ni siquiera merezco ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.  10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y la gracia que él me concedió no fue infructuosa. Al contrario, he trabajado con más tesón que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. 1 Corintios 15:9,10.

Mira lo que está diciendo el apóstol  en este pasaje,…allí están los apóstoles, pero yo he trabajado más que ellos, yo he sido más productivo que ellos. Sinceramente Pablo podría creerse más que ellos, sin embargo,  decía que era el más pequeño de los apóstoles. Tengo esa vergüenza en el pasado, de haber perseguido  a la iglesia de Dios.  Él se da cuenta de todo lo que ha hecho para el Señor, pero mira cómo termina, 1 corintios 15:10; …aunque no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. 1Corintios 15:10.

Podemos entender lo que significa el perseverar en ese amar al Señor. La pregunta es: ¿Qué clase de amor  de respuesta le estoy dando yo a Dios? Porque sé que Dios me ama. ¿Cómo respondo yo a ese amor a Dios? Jesús dijo: si me amas, guarda mis mandamientos. Si el primer propósito es amar a Dios, el segundo es:

SIGUE LA PRÓXIMA SEMANA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *