¡No al desánimo!

October 23, 2017

EL EVANGELIO EN MARCHA- PERLAS DEL ALMA

¡No al desánimo!

Por: Francisco Aular (faular @hotmail.com)

 

  El anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se sentó bajo un enebro; pidió morirse y dijo: Basta ya, SEÑOR, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres. 1 Reyes 19:4 (LBLA)

Hoy escucho decir que el mundo está lleno de maldad y que el mal se manifiesta en todo lugar. Es verdad. No lo niego. Pero no permitiré que el desánimo se anide en mi vida y me obligue, a vivir aplastado bajo el peso de una mortal congoja que anhele morir antes que enfrentar la vida con sus demandas normales. La vida es breve, es tan solo un paréntesis de la eternidad, está abierto como un papel en blanco en dónde yo soy el escritor, no cerraré ese paréntesis, sin cumplir el propósito para el cual, Dios me dio esta preciosa vida humana y también la Vida que viene del cielo. Por muy oscuro que hoy aparezca el horizonte, sé que más allá brilla el sol, también sé que Dios es real y va conmigo, Él me sostendrá. En efecto, Dios, tiene hombres y mujeres clamando día y noche por un mundo mejor. ¡Me uniré a ellos!

Hoy busco los tonos claros y las notas mayores en el teclado de la vida. No nací en una cuna dorada, ni rodeado de privilegios. No provengo de una familia pudiente. Pero en esta hora, reconozco que esta preciosa vida que poseo es todo un milagro de Dios, durante los nueves meses de mi gestación, mi madre tuvo que enfrentar el fuerte desafío de su vida campesina y ser una mujer luchadora y tenaz que al lado de mi padre, tenía que buscar algo para comer cada día, porque los rigores mundiales de los efectos de la Segunda Guerra Mundial, hasta allí habían llegado. Así nací en un caserío, bajo las matas de café, de cacao, de aguacate, de limones agrios y dulces y éramos tan pobres y tan alejados de un hospital que mi padre y mi abuela materna, fueron los parteros que me recibieron en sus manos y me cargaron llenos de amor. De todas maneras, algo me dice, que soy parte del propósito de Dios para este mundo y Él, estaba allí con nosotros. ¡No soy un accidente en la cadena de seres humanos que el mundo ha tenido! ¡No permito que el desánimo me quite el gozo de saber que soy único, porque Dios rompió el molde, después que nací!

Hoy, confieso que algunas veces como al Profeta Elías, el desánimo ha tocado la puerta de mi vida pero nunca he permitido que ese desánimo, se anidara en mi corazón y me postrara. En esos días difíciles como a Elías el SEÑOR ha venido en mi auxilio. He comprendido en mi largo vivir, que tal estado de ánimo podría quizás explicarse, y aún tolerarse, considerando las vicisitudes y las penurias por las cuales los seres humanos pasamos, pero también he descubierto que en muchos casos se trata simplemente de debilidad de carácter y del complejo de mártir que poseen. Son personas que, no encaran los problemas normales de la vida con criterios de vencedores. Por el contrario, se dejan vencer por las circunstancias. Aún habiéndoles Dios provisto desde la cuna muchas bendiciones, que otros no hemos tenido, el pesimismo les llena la vida sin que hagan el menor esfuerzo por librarse de él. Afirmo, más aún, si los observamos bien veremos que tales personas justifican su estado de ánimo y amargura de la vida, echándoles la culpa a otros, y de ello no se escapa, ni el mismo Dios.

Hoy abro la puerta y las ventanas de mi vida de par en par quiero que el sol entre a raudales, porque la luz siempre hace huir a las tinieblas. Quiero que la luz del Señor haga el milagro de vestir de gloria, amor, fe y esperanza hasta el rincón más oscuro de mi ser. ¡JESÚS es mi Luz y mi Salvación! ¡Me llenaré de Dios y seré “más que vencedor”! Me acercaré a las rosas de mi jardín para verlas mejor y olerlas y palparlas por los lados sin espinas. Me inclinaré para ver la simetría y belleza de sus pétalos, y nuevamente diré: ¡Dios es real! Quien hizo esto, cuidará también de mí.

Como en la vida cristiana el “dar es mejor que recibir” ¡Hoy salgo con la ayuda de Dios, a darme a los demás, sin quejas, sin lamentos y sin retiradas. ¡Hoy salgo a triunfar en donde los desanimados, han fracasado! Hoy le digo:¡No al desánimo!

PERLA DE HOY: Cuando solo nos queda Dios, no tenemos más nada que buscar para ser optimistas.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *