EL EVANGELIO EN MARCHA

3 razones por las que los jóvenes dejan la iglesia

Por: Steven Martins

 

  Es común escuchar a pastores y líderes hablar sobre cómo los jóvenes y adolescentes están abandonando la iglesia. En los Estados Unidos está sucediendo un éxodo masivo de adolescentes que abandonan la iglesia al ingresar a la educación superior. Estoy seguro que si tienes algunos años en el ministerio, también has visto esta realidad. Posiblemente pueda venir a tu mente ahora mismo muchos nombres de jóvenes que han abandonado tu congregación, sin tú encontrar una razón suficiente. Dada mi propia experiencia personal, y al escuchar lo que otros adolescentes dicen, aquí hay tres razones predominantes por las cuales los jóvenes abandonan la iglesia.

 

  1. PREGUNTAS SIN RESPUESTAS

La educación recibida por un estudiante en instituciones seculares siempre provocará preguntas que desafíen la autoridad e integridad de la Palabra de Dios. En Génesis leemos de Dios preexistiendo; es decir, Él existe antes del tiempo y el espacio. Él es el agente soberano de la creación. Pero nuestros sistemas escolares enseñan de un relojero ciego orquestando de manera aleatoria la belleza que es el cosmos. Esto es un completo antiteísmo.

En muchas clases sobre religión se enseña que todas las creencias religiosas son iguales en verdad, ninguna superior a la otra, mientras que la Biblia establece claramente la naturaleza exclusiva de la creencia cristiana. La persona histórica de Jesús es cuestionada por los eruditos y ateos liberales, distorsionando y corrompiendo la imagen bíblica perfecta de Cristo relatada en los Evangelios. Es natural que un estudiante en una sociedad anticristiana y secular enfrente desafíos a su propia fe que inevitablemente provoquen preguntas escépticas de todo tipo.

¿Qué tipo de respuesta reciben estos jóvenes cristianos de sus líderes ministeriales? En la mayoría de los casos, ha habido una falla en el púlpito, y más particularmente en su programación para jóvenes y adultos jóvenes. Dondequiera que he impartido charlas, conferencias, y sermones, los adolescentes se quejan de que las preguntas que plantean a menudo no reciben respuesta. Estas son experiencias que conozco muy bien, habiendo luchado con el creacionismo y la evolución, el ateísmo y el teísmo, mientras que no tenía un líder local que me guiara a través de estos temas. Ha sido una tendencia evangélica común el dejar el cerebro en la puerta, abrazar el emocionalismo y el espiritualismo, y etiquetar las experiencias subjetivas como fe. Las iglesias que respaldan el movimiento de “relación, no religión” no reconocen que hacen más daño que bien, promoviendo experiencias subjetivas por encima de la enseñanza de la doctrina y la verdad.

Ha sido una tendencia evangélica común el dejar el cerebro en la puerta, abrazar el emocionalismo y el espiritualismo, y etiquetar las experiencias subjetivas como fe.

Es un concepto erróneo que el cristianismo no es una religión, cuando en realidad es la única religión verdadera, una visión del mundo y la vida proporcionada por las Escrituras. ¿Qué diferencia hay entre un cristiano y un ateo cuando se trata de creencias? Cada uno tiene una creencia con respecto al origen, significado, moralidad, y destino, que son las cuatro preguntas requeridas de cada cosmovisión, de cada “religión”.

Estar fuera de contacto con el intelecto es alienar a los jóvenes que se están preparando para dejar su marca en este mundo, haciéndolos creer que el intelecto no juega un papel importante en su fe. Esta es la razón por la cual los estudiantes buscan los debates, diálogos, y otros eventos intelectualmente estimulantes, pues están hambrientos y buscando.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Si eres un pastor o líder de jóvenes, prepara espacios donde tus ovejas puedan hacer preguntas. Tal vez considera abrir el micrófono cada cierto tiempo a un tiempo de preguntas y respuestas. Procura crear espacios donde los jóvenes sientan que es seguro preguntar. Si eres un joven, debes saber que la fe cristiana sí tiene respuestas; no te quedes sin buscarlas. Pregúntale a tus pastores, y consulta sitios web como este mismo para las preguntas que tienes. Igualmente puedes buscar buenas recomendaciones de libros que puedan ayudarte.

 

  1. SERMONES SIN RELEVANCIA

Otra razón por la cual los jóvenes abandonan la iglesia es porque hay una falta de relevancia en las enseñanzas y los sermones que escuchan. ¿Cuántas veces se sientan durante sermones sobre el hijo pródigo, las bienaventuranzas, u otros pasajes, y salen igual que como entraron? Un pastor local en el sur de Ontario compartió recientemente con un grupo de estudiantes que, a pesar de que sus sermones eran “expositivos”, nunca tocaron temas culturalmente relevantes, como el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo. Puede que no te sorprenda cuán común es esto.

Los jóvenes son muy conscientes de lo que sucede en la plaza pública: están expuestos a ella a diario, y es infructuoso cuando se les enseña la Biblia sin su aplicación. Los pastores están sirviendo mal la Palabra de Dios, y le hacen un mal también a sus congregaciones, si no demuestran la relevancia perdurable de la Escritura en toda la vida. Es emocionante escuchar el sermón del pastor y descubrir que la Biblia sí tiene un mensaje sobre los eventos actuales en nuestra sociedad.

Desafortunadamente, a los estudiantes a menudo se les hace creer que la Biblia habla simplemente de transformación personal y nada más. No se dice mucho sobre asuntos culturales, ya que los temas polémicos se evitan por miedo, por desconocimiento, o porque se los considera “irrelevantes”. El deterioro moral del Occidente no es una preocupación urgente para la mayoría de las iglesias, y ahora vemos lo que está sucediendo en países como Canadá y Estados Unidos.

Debemos hacer todo lo posible por aplicar la verdad bíblica, y al hacerlo, aprenderemos cuán inagotable es la Palabra de Dios. Imagine la enseñanza de ser una “ciudad asentada en una colina” (Mt. 5:14-16). ¿Qué significa eso exactamente? ¿Y cómo lo aplicamos? Si los jóvenes no encuentran relevancia en la iglesia, la encontrarán en otro lado. Este mundo está trabajando horas extra para que los jóvenes crean que la relevancia y la verdad se pueden encontrar en cualquier otro lugar menos Cristo. Así que los pastores deben ser muy intencionales y tomar decisiones estratégicas, como las que ya se han mencionado antes, para que los jóvenes puedan ver la importancia y relevancia de la cosmovisión cristiana.

Este mundo está trabajando horas extra para que los jóvenes crean que la relevancia y la verdad se pueden encontrar en cualquier otro lugar menos Cristo.

 

  1. IGLESIA SIN MISIÓN

Una última razón a considerar por la que los jóvenes abandonan la iglesia es por la falta de misión en la iglesia. Hay un clamor que pide algo más que transformación personal. Hay un clamor por formar parte de una narrativa más grande, por cumplir un papel fundamental en el plan de Dios en la renovación de su creación. Hay un deseo de luchar por un objetivo, trabajar hacia un fin, ser parte de algo más grande y significativo.

Los jóvenes modernos ven a la iglesia como un club social transitorio, una comunidad aislada que adopta una mentalidad de escape. Los adultos jóvenes no quieren sentarse sin un objetivo en mente, esperando a que Jesús regrese. Ellos quieren saber que están siendo preparados y discipulados para dejar una huella en su mundo, comisionados para llevar a cabo una tarea divina: el avance del reino de Dios en la tierra.

Considere la declaración de la misión de la iglesia en Mateo 28:19-20:  “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”.

¿Cuáles son las implicaciones de esto? La gran comisión es la proclamación de las buenas nuevas que Cristo es Rey. Él se sienta en su trono, habiendo expiado el pecado, y quita las manchas de injusticia de aquellos que se arrepienten y se vuelven a Él. Este evangelismo tiene que ver con la salvación del individuo y de la nación, el conjunto de individuos; y es una comisión a discipular a las naciones. Esto incluye aplicar la verdad bíblica a cada área de la vida, incluyendo el gobierno nacional, la ley federal, el cuidado de la salud, etc. Las implicaciones son de largo alcance e incorporan la cultivación cultural. ¿De qué otra manera podemos esperar ver una renovación nacional?

Enseñar la salvación personal, la transformación, y la renovación, son todas bíblicas, y de hecho centrales para el cambio de una nación; pero no estamos limitados a ello. La Escritura nos anima a enfocarnos más allá de la persona (singular) hacia las personas (plural).

Pastor: ¿qué estás haciendo para que tu iglesia refleje esta visión? ¿Qué cambios estás dispuesto a hacer? La juventud de tu iglesia está lista y sedienta, pero necesita un liderazgo bíblico que pueda guiarlos a través de una cultura que necesita redención pero que busca ahogarlos.

A pesar de las malas noticias, ciertamente hay buenas también. Hay iglesias y líderes ministeriales que han identificado correctamente estos problemas y están trabajando para abordarlos dentro de sus propias comunidades.

Entonces, preguntas con respuestas, sermones con relevancia, y una iglesia con una misión; abordar estas áreas de preocupación ayudará a remediar la crisis juvenil y reflejará un cambio en las estadísticas del abandono de la fe. Cada creyente debe orar para que la iglesia reclame su identidad bíblica como iglesia misionera, y que invierta en sus adolescentes y jóvenes adultos para evitar perderlos en el creciente secularismo y humanismo. El cambio es posible, pero se requerirá un esfuerzo concertado, de los líderes, y de los jóvenes que serán líderes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *