DEPORTES

Moscú, una ciudad enamorada del fútbol

  Moscú ha albergado ya finales de la Copa de la UEFA y la Liga de Campeones; Lev Yashin es el jugador moscovita más importante de la historia.

  La capital rusa, que en septiembre celebró su 870º aniversario, ya ha tenido ocasión de experimentar lo que supone la fiebre futbolística. No en vano, esta inmensa ciudad de crecimiento descontrolado ya se enamoró del deporte rey en tiempos de la Unión Soviética, y aquel idilio perdura hoy.

 

GRANDES CLUBES

Se cree que el fútbol arribó a Moscú por primera vez en 1885, cuando los periódicos locales informaron sobre unos colonialistas ingleses de viaje que montaban partidos de fútbol en la ciudad. El primer club de la capital rusa se fundó en 1905 y en 1909 se organizó en la urbe moscovita una liga de balompié. Desde entonces, la popularidad de este deporte no ha dejado de crecer y Moscú ha sido siempre la ciudad con más equipos en las máximas categorías del fútbol, primero soviético y luego ruso.

Actualmente son cuatro los clubes moscovitas que compiten en la primera división rusa: el CSKA, el Spartak, el Lokomotiv y el Dynamo, que en todos los casos pueden presumir de contar con un moderno estadio de reciente construcción.

 

GRANDES FUTBOLISTAS

Moscú ha dado grandes jugadores al fútbol mundial, y el legendario portero Lev Yashin es sin duda el más famoso de los que han salido de esta ciudad. También moscovitas eran Valentin Ivanov, uno de los mejores delanteros de la Eurocopa que la Unión Soviética ganó en 1960; Albert Shesternyov, semifinalista de la Copa Mundial de la FIFA 1966; y Valery Voronin, uno de los mejores centrocampistas de su generación. Los tres fueron en su día piezas importantes de la selección soviética. El futbolista que más veces ha vestido la camiseta del combinado nacional, Sergei Ignashevich, también es natural de Moscú.

 

FINALES DE INFARTO

Muchas estrellas del fútbol mundial han jugado en Moscú, que ha sido el escenario de numerosos partidos de relevancia tanto en competiciones de clubes como de selecciones. En mayo de 1999, el Parma y el Olympique de Marsella disputaron la final de la Copa de la UEFA en el Estadio Luzhniki, donde Gianluigi Buffon conquistó su primer título internacional después de que el conjunto italiano se impusiese a los franceses por 3-0. El mismo coliseo fue la sede de la apasionante final de la Liga de Campeones que en 2008 enfrentó a Manchester United y Chelsea. Cristiano Ronaldo, jugador de los Diablos Rojos por entonces, ha descrito aquel triunfo como uno de los momentos más felices de su trayectoria deportiva.

En 1985, varios partidos importantes correspondientes al Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA tuvieron lugar en Moscú, incluida la final entre Brasil y España, que se saldó con victoria auriverde por 1-0. Aquel fue el primero de los numerosos títulos que Claudio Taffarel conquistó con la elástica de la Seleção. El mítico guardameta podría regresar el próximo verano boreal a una capital rusa que le trae grandes recuerdos, esta vez en calidad de asistente de Tite, el seleccionador brasileño.

Así, toda Moscú espera con ilusión el certamen mundialista que se disputará el próximo año y la ciudad está ya lista para convertirse en el centro de atención del fútbol mundial. (Fuente: Fifa.com)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *