EL EVANGELIO EN MARCHA

Cómo ser amigos íntimos verdaderos

Por: Rev. Ricardo Carrillo

SERIE: VERDADERA RELACIÓN

 

INTRODUCCION

  Hoy proseguimos con nuestra serie verdadera relación, la semana pasada iniciamos esta serie con: la lealtad y decíamos que teníamos que superar tres factores en nuestra vida para vivir la lealtad: Lo social, lo familiar y lo personal, hoy tocaremos el tema de la intimidad y cómo cultivar una intimidad de amigos.

Este tema que quiere enseñarnos a intimar entre nosotros, a profundizar esta relación de amor que existe en el cuerpo de Cristo, en la iglesia. Que la amistad que estamos teniendo, pueda desarrollarse, pueda intimar y a diferencia de la amistad en el mundo, usted pueda confiar en su hermano, en su hermana considerando tener una verdadera intimidad con ellos.

Cuántas veces hemos escuchado, o cuantas veces nosotros mismos hemos dicho, yo no tengo amigos, yo solo tengo conocidos y es nuestra oración que nosotros podamos tomar decisiones que nos permitan  decir, si, yo tengo amigos aquí.

Y ese anhelo de alcanzar a intimar muchas veces se puede frustrar, con algunos elementos que me impidan intimar con mi hermano, como la soledad, el aislamiento, la desconfianza, la superficialidad, las máscaras, estos son elementos, que funcionan como los virus que corroen  e impiden nuestro anhelo de  intimar.

Uno de estos elementos es la soledad, ¿Quién no se ha sentido solo alguna vez?, Quién no ha tenido ese sentimiento que ha hecho resquebrajar su corazón.

 

ILUSTRACION.

Recuerdo que era más joven y era un joven de grandes sueños, como todos, tenía mis propios sueños, pero  cada domingo cuando la tarde caía, y estaba descansando en mi cama, y  estaba pensando en mi futuro, estaba pensando como todo joven, en lo que iba ser en el futuro y de repente me embargaba una tremenda sensación de soledad, yo no sé si te ha pasado esto a ti, pero es algo que deprime, la soledad, es un sentimiento  deprimente, tú puedes estar en una reunión con muchas personas pero te sientes completamente solo, inseguro, insatisfecho, sin sentido ni esperanza en el futuro.

Sabes en ese momento de sensación de soledad, yo no podía decir, yo tengo un amigo que cuando lo llamo él está conmigo, yo no podía decir que ese amigo es Jesús, que está conmigo hasta el fin de mis días, porque no lo conocía, ¿has experimentado esa soledad?, ¿Usted sabe lo que quiere decir estar solo?, Quizás, tú me puedes dar  testimonio de  peores situaciones  de soledad que has vivido, una definición de soledad es “Una isla deshabitada con millares de personas”:

 

¿PARA ESTO NOS CREÓ DIOS?  ¿PARA VIVIR DE ESTA MANERA?

  Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.  Génesis 2:18. Entendemos  que no era la voluntad de Dios la soledad, no es bueno que tú te aísles, es importante vivir en armonía, es importante intimar con los hermanos en la fe, y cultivar la amistad e intimar.

 

PARA  QUE NUESTRA VIDA TENGA UN SOPORTE ESPIRITUAL

La Palabra dice: “que en la abundancia de los consejos esta la sabiduría” no lo podremos hacer en nuestra soledad. ¿Cómo tener verdaderos amigos, donde yo pueda mostrarme tal como soy?

¿Qué es lo que tengo que hacer para quitarme la máscara?, y ser libre, poder decir, sí, estoy sufriendo, sí, estoy pasando malos momentos. Hoy vamos a ver Tres aspectos básicos de la intimidad, ¿qué cosas básicas yo debo de saber?, ¿qué cosas básicas yo debo de enfrentar? qué cosas básicas yo debo de decidir para que entonces, no me sienta solo. Este es el fundamento de la intimidad en Primer lugar:

 

EL PARADIGMA DE LA INTIMIDAD

De quien aprendo, quien puede enseñarme, cual es el modelo de la intimidad,  cual es el arquetipo, cual es el ejemplo de la intimidad; cuando miramos los evangelios encontramos esa relación perfecta entre el Señor Jesucristo y su Padre.

Pero no vamos a hablar de Jesucristo, sino de nuestro Padre celestial, de la misma persona de Dios. El anhela tener intimidad con nosotros, el desea que lo conozcamos, que lo descubramos, que descubramos que él es confiable, y que  podemos recurrir a Él. El abre su corazón para que podamos conocerlo, ¿Qué puedo aprender de  Él? En primer lugar  tienes que saber que Dios: Anhela ser conocido, Él no se esconde, el anhela que tú lo conozcas:

  Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme  y de comprender que yo soy el Señor,  que actuó en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor (Jeremías 9:24 NVI).

El Señor está diciendo con claridad, “si tú quieres vanagloriarte en algo de tu vida espiritual, ¿sabes de que debes vanagloriarte? debes vanagloriarte de que tú me conoces, saber quién soy yo y vas a descubrir que has estado engañado, en los conceptos que tú tienes de mí.

A veces los problemas que nos ha tocado vivir, las aflicciones, hacen que nuestros conceptos de  Dios, empiecen a variar. Quizás lleguemos a decir igual que el salmista, ¡porque me has olvidado, porque me has abandonado Padre celestial!

Y Dios dice: tienes que conocerme, tienes que comprenderme, y en la última parte de este verso: a mí  me agrada que tú me conozcas, que realmente conozcas como soy yo, como dice más adelante, para que puedas disfrutarme.

Para que después en ese proceso de tener amigos de desarrollar la amistad, de tener una amistad auténtica y verdadera, yo pueda gozarme y ver como mi creación se goza en ese amor, en el cuidado que deben de tenerse.

Cuando uno conoce a Dios, nos damos cuenta que es un Dios que se quiere dar a conocer y le agrada que le conozcas. Mi hermano amado el anhelo de Dios es: que le conozcamos, pero no solamente queda en anhelo sino también que el: Se muestra tal como es.

Él se muestra tal como es, él no tiene máscaras al contrario él se abre para que le conozcamos tal como es. Jeremías 9:24 El Señor nos dice: cuando yo actuó contigo lo hago con amor, lo hago con derecho y lo hago con justicia.

Tal es el amor de Dios que en todo ese proceso de formación, que tiene con nosotros, lo hace de manera cuidadosa, él dice: perdóname si alguna vez te he tratado descuidadamente, realmente ¡Nunca!, yo actúo con amor, a favor tuyo, Jeremías 1: Dios le dice a Jeremías, “antes que te formare en el vientre de tu madre te conocí, antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”

Dios le dice a Jeremías: antes de haberte concebido,  yo ya te conocía, conocía perfectamente tu vida, sabía quiénes serían tus padres, tus hermanos, tus amigos, conozco  tus fortalezas, tus debilidades, tus tendencias, tus aflicciones, se perfectamente todo de ti.

Él dice: te santifiqué, y la palabra santifiqué significa “te aparté para mí, te tomé para mí,  para que seas mío.”

Y dice: te di por profeta a las naciones, y lo que está diciendo es: “te aparté con un propósito celestial” con una tarea que tú debes de cumplir. Pero Dios le dice a Jeremías: “para que tú puedas cumplir esa tarea, yo no puedo encargar tu formación a cualquiera, yo no puedo encargar toda tu vida a tus padres ni a tus amigos, no, y ni siquiera a ti mismo.”

Porque yo mismo, de manera personal, me voy a ocupar de ti, ver detalle por detalle tu formación, aun antes de tu nacimiento, hasta el día que yo te lleve a mi presencia.

Él dice: yo de manera personal, estoy ocupado de tu vida, y él dice: lo hago con amor, que tremendo mis hermanos, que tremendo es el amor de Dios.

 

Sigue la próxima semana

 

SI USTED DESEA CONTACTARNOS, POR FAVOR LLÁMENOS AL (571) 217-2000

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *