EL EVANGELIO EN MARCHA

Por: Boris López, Tabernáculo Bíblico Bautista, Manassas, Virginia (borislopez986@yahoo.com)* 
   Es costumbre comer pavo en mi país El Salvador  para la Navidad y se hace en la víspera o sea el veinticuatro por la noche,  se reúne la familia y celebramos con luces, con petardos y se pasa un buen momento. Lo curioso es que por muchos años se ha acostumbrado a tener pequeñas granjas en las zonas rurales, y para la ocasión se prepara con anticipación el candidato del ave que servirá para la “noche buena”.

  Desde el mes de julio se comienzan a comprar los pavos, por lo general “jóvenes” o “pichones” para que al llegar Diciembre ya estén en su edad adulta y tengan el peso necesario para poder deleitar a los comensales. Por eso decimos que el pavo está preparado para “el veinticuatro “y al decir “a todo pavo le llega su veinticuatro” es que de ese día no pasa.

  En otros países la costumbre es diferente el esposo de mi tía que es cubano, me dijo que para ellos es la noche del puerco, del “pork” o chancho como dicen los argentinos. Un amigo “gringo” que invitamos a comer en Navidad, me dijo; “wrong holliday” al ver que comíamos pavo la noche de navidad y que ellos solo lo hacen en el día de Acción de Gracias. Al final es cuestión de gustos y cultura.

  Pero también en el caló del idioma, usamos la frase “a todo pavo le llega su veinticuatro” refiriéndose a las ciertas situaciones inusuales de la vida. Digo inusuales porque tarde o temprano se presentan y tienen que ver con nuestro llamamiento de parte de Dios, la Biblia, la palabra de Dios nos dice que Dios está esperando que todo el mundo se arrepienta y para lograrlo tiene preparadas situaciones que van lograr botar las barreras que tenemos para con él.El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.) 2 Pedro 3:9

  Hace muchos años conocí a Guadalupe o la “Hermana Lupita”, durante mucho tiempo formamos parte del mismo ministerio evangelístico, contaba de un hermano mayor, de nombre Francisco, un ingeniero agrónomo, exitoso y que la vida le sonreía, trabajaba como gerente de producción de una compañía muy prestigiosa que se dedicaba al procesamiento del arroz. En muchas ocasiones ella le había hablado del Señor, del plan de salvación, pero su estatus de autosuficiencia, le habían hecho tener oídos sordos, creo que él pensaba que su capacidad, su intelecto, su astucia, le habían hecho llegar a donde estaba, confiaba en sí mismo.

  (!!Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! Isaías 5:21). En una ocasión, en el lugar de trabajo, unos obreros abrían un barril de lata lleno de químicos, éste contenía un elemento que le hacía guardar gran presión, al tratar de abrirlo soltó la presión y explotó, la tapadera del barril de unas 30 libras de peso, voló en dirección a Francisco e impactó en el rostro, resultado: fractura de mandíbula, varios dientes perdidos, 3 días inconsciente.

  Era la oportunidad que estábamos esperando, nos trasladamos hasta el departamento de Sonsonate con Lupita y Salvador que hoy es pastor, hasta donde Francisco vivía, y pudimos hablar con él, le presentamos el plan de la salvación en inmediatamente abrió su corazón a Cristo.  No hubo ninguna resistencia.

  Le había llegado su veinticuatro. Por esa razón es que hoy en día los pastores buscamos los hospitales para evangelizar, allí los pacientes están bien accesibles, en las cortes también, en las cárceles, porque los que están allí, les ha llegado su veinticuatro. Amigo o amiga,  venga a Cristo hoy, antes que le llegue su veinticuatro si es que no le llegó ya, Dios lo está buscando. No lo olvide.

*El pastor Boris López, es graduado del seminario de la Misión Bautista Internacional  de El Salvador.

¿Desea usted congregarse? llámenos al 703-357-2908, tenemos servicio de transporte para todas las áreas

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *