EL EVANGELIO EN MARCHA

 Matrimonio

LAS RESPONSABILIDADES DE LA ESPOSA DENTRO DEL MATRIMONIO

(PARTE XI)

Por: Pastor Kléber Jiménez

  Ya hemos hablado, analizado y presentado a la luz de la Biblia las múltiples responsabilidades que todo esposo debe asumir para tener un matrimonio gozoso y hasta que la muerte los separe. Pero como todo matrimonio se compone de un hombre y una mujer; ahora, a la luz de la Palabra de Dios, vamos a revisar, analizar y presentar las responsabilidades de la esposa dentro del matrimonio.

¿Cuáles son las expectativas culturales para una esposa en nuestra sociedad?, ¿Qué debe hacer ella?

Recordemos que el matrimonio es una relación de amor; por lo tanto, vamos a empezar primeramente entendiendo esa relación principal y luego analizaremos las responsabilidades como tal.

 

  1. LA RELACIÓN PRINCIPAL

 

A.La esposa es la ayuda idónea, término bíblico. Génesis 2:18. Y dijo  Dios, no es bueno que el hombre este solo, le haré una ayuda idónea para él”. En este pasaje podemos darnos cuenta que  la esposa fue creada por Dios, diseñada por El y presentada por El al hombre como ayuda idónea.

 

1.¿QUÉ QUIERE DECIR AYUDA IDÓNEA?

Es alguien que ayuda a proveer las partes que el otro no posee. Que la esposa  responde a las necesidades emocionales  de su esposo, el esposo necesita ser escuchado, animado, estimulado, no presionado, no criticado, no juzgado.

  Otra necesidad en la que podemos ayudar, es en  la necesidad espiritual, Dios nos exhorta a orar por los que están en eminencia y por todos los hombres: 1 Timoteo 2:1. Con mucha mayor razón, debemos orar por nuestros esposos cada día, para que él tenga una íntima relación con Dios, se llene cada día más del Espíritu Santo, a través de escudriñar la Palabra de Dios cada día, y de esta manera, el esposo podrá cumplir su rol de sacerdote y cabeza del hogar.

  También las esposas nos preocupamos por las necesidades físicas de nuestros esposos, cuando hacemos sus comidas, en la forma en que la preparamos y como las servimos, en tener su ropa limpia, respetar sus horas de descanso.

  La esposa complementa y completa a su esposo. El  hombre necesita de su esposa ya que sin ella él está incompleto, el necesita una compañera  a quien amar, conversar  y con quien compartir todos sus anhelos e inquietudes. Se escucha a menudo el término “la media naranja”; podemos decir que bíblicamente hablando es correcto, ya que el matrimonio es como un auto, en la que las partes primordiales del mismo son el motor y la trasmisión; el auto no puede andar sin una de las dos partes; y aun, no puede andar, sin que las dos partes estén unidas, encajadas perfectamente

 

  1. ELLA ES LA FUERZA EN SU DEBILIDAD.

Ella le anima y le apoya. Cuando el esposo viene cargado por el trabajo o se siente desanimado por alguna situación no favorable que haya acontecido en la vida del esposo, la esposa debe ayudarlo a levantarlo. Ella debe ser cariñosa en su manera de responder. El esposo encontrará refugio en ella; ya que al ser una sola carne, ella debe tener empatía por la situación de su esposo; es decir, debe sentir lo mismo que su esposo siente: si el esposo sufre, ella sufre también, pero le anima a superar ese sufrimiento; si el esposo ha logrado un triunfo, una victoria o está gozoso por algo, ella debe de sentir y compartir la misma alegría del esposo.

Por eso es tan cierto el dicho o la premisa que dice: “detrás de todo gran hombre, hay una mujer”; así es, tal como dice el libro de Proverbios 14:1 “La mujer sabia edifica su hogar; más la necia con sus manos la derriba”. Por lo tanto, la esposa debe andar con sabiduría para edificar su hogar en un ambiente de amor, comprensión, comunicación, respeto, motivación, aceptación y valorización al esposo.

 

B.LA ESPOSA DEBE SER LA COMPAÑERA QUE ESTÁ EN COMUNIÓN CON SU ESPOSO.

Es decir ella debe vivir en relación con su esposo, deben ser uno solo, los dos deben mirar en una misma dirección, deben tener los mismos intereses. Comunión significa: común unión; es vivir en comunidad; es el compartir día tras día y por así decirlo: dar su vida hasta la muerte con el esposo que Dios le ha dado.

Como conclusión, vemos que a la luz de la Palabra de Dios, la esposa no es relegada como inferior al esposo; ni tampoco es “sexo débil” como muchas personas asumen; muy por el contrario, vemos que la esposa es de tanto valor como el esposo; la diferencia son los distintos roles que ellos ejercen, los cuales han sido dados por Dios. Y como veremos más adelante, la esposa es “sexo fuerte”, al cumplir su rol como tal; los cuales los hombres no los podemos cumplir como ellas y además; en mucho de los casos, la esposa es más fuerte en su relación con los hijos; por eso se dice muchas veces: que no hay nada como el amor de una madre; y la esposa en muchas ocasiones es más fuerte al soportar algunas tragedias en la vida; como por ejemplo podemos ver hoy en día, el caso de muchas esposas abandonadas con sus hijos, y ellas sacan adelante a sus hijos contra viento y marea; lo mismo que no se ve en los esposos; porque por lo general, las esposas son las que se quedan con los hijos y tienen que salir adelante con todas las implicaciones que ello conlleva.

Nuestra oración, es que Dios bendiga en gran manera a todas las esposas a que cumplan esta noble y grande posición de ayuda idónea que el Eterno les ha dado.

 

Dios los bendiga abundantemente.

 

Escúchenos todos los Lunes 7:00 pm por Radio Vida, marcando al (712) 832-8044, o

por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *