EL EVANGELIO EN MARCHA

“Gracias a Dios por la Gracia”

1 CORINTIOS 1:4-9

 

Por: Pastor Kléber Jiménez

 INTRODUCCIÓN

  «Es nuestra ofrenda de acción de gracias», dijeron dos ladrones de banco en Brasil. Y luego dejaron en la ventanilla del banco diecinueve mil dólares. Estaban agradecidos, suponemos que a Dios, por haberles ido bien en el asalto, y dejan ese dinero de regalo al banco para que pueda hacerles frente a sus compromisos más urgentes. «Tenemos nuestro corazoncito», dijeron.

Si estos ladrones que “tienen su corazoncito”, irónicamente dieron gratitud a Dios por su atraco; nosotros como hijos de Dios debemos ser inmensamente agradecidos por todo lo que el Señor ha hecho por nosotros, tal como el apóstol Pablo a continuación les comunica a los hermanos de Corinto las bendiciones que hemos recibidos para motivarlos a que siempre den acciones de gracias.

 

  1. GRACIAS SOLAMENTE A DIOS. V:4ª

Desde que toda persona viene a este mundo, va recibiendo favores de múltiples maneras y por múltiples personas. Las primeras personas de las que recibimos esos bienes son nuestros padres, nuestros familiares, nuestros profesores de la escuela o colegio, amigos, conocidos, etcétera. Y generalmente le damos gracias a ellos por todo lo que han hecho en nuestras vidas, todo ser humano tiene dentro de sí, por más pequeña que sea, una pizca de agradecimiento hacia alguien o por alguna circunstancia favorable que le haya pasado.

Pero lo más irónico del mundo es que a través de los años que van pasando las personas ya través de los siglos de las generaciones que han pasado no dan gracias a Dios por todo lo que Dios ha hecho en sus vidas, ya que, empezando desde nuestra existencia se la debemos a Él, tal como Pablo les dijo a los atenienses: Hechos 17:28.

Gracias solamente a Dios por la familia, por los amigos, por los profesores, trabajo, salud, etcétera, que nos da; pero sobre todo, dar gracias a Dios por el infinito amor con que nos ama.

¿Cuándo fue la última vez que usted le dio gracias a Dios por cualquiera de sus múltiples bendiciones? Hay muchos pasajes en la Biblia que nos exhortan a ser agradecidos con Dios siempre, en cualquier circunstancia en todo tiempo. Vemos que Pablo había sido agredido varias veces, asaltado, encarcelado, etcétera; pero en todo, siempre daba gracias a Dios.

Pablo escribe esta carta usando palabras fuertes y firmes a los corintios, pero antes les hace ver lo cuan agradecido estaba con Dios por la vida de ellos. Estamos agradecido con Dios por la grey o familia (Iglesia) que nos ha dado.

 

  1. GRACIAS A DIOS POR SU GRACIA. V:4B

Lo más grande que todo ser humano puede recibir en este mundo es esa Gracia Salvadora de Dios, la cual es un regalo que Dios nos ha dado, sin que nosotros no lo merezcamos, ese regalo ha sido dado a través de Cristo Jesús, a través de su sacrificio expiatorio en la Cruz.

La Gracia de Dios va acompañada de su misericordia, la cual es el castigo que no hemos recibidos, cuando por causa de nuestros pecados lo merecíamos: Romanos 3:23.

Esa salvación nuestra, ese perdón de pecados y vida eterna, dada gratuitamente, solamente por la fe en nuestro Señor Jesucristo; no puede ser comprada o ganada por ningún medio humano, pues es divina. La Gracia de Dios es como un gran “paquete” de bendiciones divinas, que incluye lo siguiente:

 

  1. FUIMOS ENRIQUECIDOS EN ÉL. V:5

Por la Gracia de Dios a través de Cristo, y por la fe puesta en Él, fuimos constituidos en hijos de Dios: Juan 1:12. Y por ende, somos herederos de Él: Romanos 8:17; es decir que siendo El Soberano Dios del universo nuestro Padre, el dueño de todo, nosotros sus hijos heredaremos todo lo de Él juntamente con Cristo. Por lo tanto, somos ricos, pero esta riqueza va más allá de posesiones terrenales, trasciende a la esfera celestial, por este motivo debemos dar acciones de gracias: 2 Corintios 9:11.

En el presente, el creyente tiene toda esa riqueza que se haya en las profundidades de la Palabra de Dios, la cual nos da un conocimiento envidiable de las cosas celestiales que los no creyentes carecen.

 

  1. FUIMOS ALCANZADOS POR EL EVANGELIO DE CRISTO. V:6

Otra de las bendiciones que recibimos de este “paquete” de la Gracia, es el privilegio de tener el testimonio de Cristo en nuestros corazones y Pablo da gracias a Dios por la fe de ellos. Él es quien nos atrae: Juan 6:44; porque nosotros no podemos, porque estamos muertos en pecados: Efesios 2:1.

 

  1. GRACIAS A DIOS POR LOS DONES ESPIRITUALES QUE NOS HAN SIDO DADOS. V:7-8

Otra bendición del “paquete” de la Gracia, somos dotados de dones espirituales que cada creyente recibe desde el mismo momento en que recibió a Cristo con todo su corazón.

Pablo afirma que el Espíritu Santo es quien da estos dones, nuevamente somos agentes pasivos de ellos, es decir solamente los recibimos por Gracia, no los podemos comprar o ganar, sino que el Espíritu Santo los da como Él quiere y la cantidad que El desee: 1 Corintios 12:11.

Estos dones espirituales son dados a cada creyente sin considerar el grado de madurez espiritual de ellos, tal como vemos que los hermanos de corintios estaban en pecado, y Dios en su Gracia los bendijo con todos los dones, repartidos entre sus miembros.

Tales dones son exclusivamente para glorificar a Dios y edificar la Iglesia: 1 Corintios 14:12; no son para provecho propio. Y debemos ponerlos en práctica hasta la venida de nuestro Salvador en gloria y poder y estar irreprensibles (intachables), es decir en santidad prosiguiendo al fin, a la meta para estar delante de nuestro Rey.

Los hermanos de Corinto tenían todos los dones espirituales que necesitaban para: vivir una vida cristiana victoriosa, testificar de Cristo, combatir el paganismo y la inmoralidad de Corinto. Pero en vez de usar lo que Dios les había dado, se pusieron a discutir en cuanto a qué don era más importante. Olvidándose de los propósitos por los cuales fueron otorgados.

 

  1. GRACIAS A DIOS POR SU FIDELIDAD. V:9

Otra gran bendición que viene con la Gracia, es la fidelidad de Dios; a causa de Su promesa soberana, los cristianos tenemos la seguridad plena de esta gracia pasada, presente y futura por la cual permanecerán salvos, libres de culpa de condenación y seguros de la futura aparición  de Cristo. Pero cuidado, esta Gracia, no es licencia para pecar.

La fidelidad de Dios la vemos día tras día, porque Él siempre cumple su pacto, a pesar de que nosotros muchas veces lo incumplamos, debemos agradecer por la confianza que Dios nos da, podemos disfrutar del compañerismo con nuestro Señor Jesucristo.

Ninguna persona o religión en este mundo le puede dar la seguridad y fidelidad que solamente el Señor Jesucristo le pueda dar.

 

CONCLUSIÓN:

Si los asaltantes del banco tuvieron su “corazoncito” para ser “agradecidos”. ¿Cuánto más deberíamos estar nosotros agradecidos por haber recibido el llamado de Dios a ser sus hijos y pasar de ser un bastardo a ser herederos de Dios?

Si Dios nos ha dado una salvación tan grande, que ni con todo el oro o riquezas del mundo se la puede comprar, sólo nos queda recibir tal regalo y ser agradecidos.

Medite cada día  en todo lo que Dios hace por usted y pregúntese ¿en qué forma puedo agradecer a Dios por Su Gracia y su fidelidad? Respuesta: Con nuestra obediencia total a Él.

Nunca nos cansemos de darle gracias. Amén.

 

Escúchenos los Lunes 7:00 pm por Facebook: Kléber Jiménez

Información: 703-717-8608

nformación: 703-717-8608

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *