EL EVANGELIO EN MARCHA

¿De quién es el dedo acusador?

Por: Rev. Ricardo Carrillo

 

ULTIMA PARTE

La carta a los Romanos dice que la ley encierra todo bajo pecado. Si yo tomo la ley hoy acá, y digo: que con la ley nos vamos a salvar, déjame decirte que nos iríamos todos al infierno.

De frente, ni siquiera la abriríamos y estaríamos en el infierno. Pero la Palabra dice, que juntamente con la ley, vino la gracia de Dios y yo quiero que esta tarde, usted se fije en un detalle muy importante en el Antiguo Testamento: Cuando en el Sinaí truena y Moisés recibe los mandamientos de la ley de Dios, inmediatamente, Dios le dice a Moisés, tienes que hacer un tabernáculo y en ese tabernáculo vas a poner un altar de Sacrificio.

¿Para qué? Para que todo aquel que transgreda la ley, tenga un medio de descargar su culpa delante de Dios. Así que si los 10 mandamientos son la ley.

El altar del sacrificio, donde se hacían los sacrificios por los pecados, era la muestra de la gracia de Dios. Y muchos lo entendieron, por ejemplo el rey David lo entendió. En los salmos él dice: no es el cordero porque yo lo daría y se da cuenta que detrás de eso hay una figura que se revelar en el tiempo y cuando viene Juan el Bautista dice: he aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Ya está internalizada la idea, de que hay alguien que se sacrificara por ellos, pero esta la gracia presente.

Hermanos, ellos no entendieron cuál era la función del tabernáculo ni del cordero, ellos no entendieron, se quedaron solamente con la cascara. Ellos ven en la mujer un pecado y Jesús ve en la mujer un ser humano que puede ser redimido.

Y aquí está la gran diferencia; la gran diferencia entre el fariseo y Jesús; entre el enfermo de fariseísmo y el sano; Es que mientras que el fariseo siempre va a ver en el pecado del hombre, solo el pecado, pero el sano, ve en el pecador, un ser que puede ser restaurado. Cuando Pablo le escribe a la iglesia de Gálatas les dice, que si alguno es descubierto en alguna falta, ustedes que son espirituales restaurarlo.

 

LAS FALTAS DEL HERMANO

Hermanos no es cuestión de estar señalando  las faltas del hermano, sino es cuestión de buscar el camino para restaurarlo. Ellos no creían en la misericordia de Dios, no creían en el amor de Dios, no creían en la restauración de Dios.

No creían en la redención, estaban ciegos, Jesús se los dijo, ustedes son ciegos, guías de ciegos.

Es decir si yo escucho al fariseo, me caigo en el mismo pozo de su error. Ellos no ven la persona, ven el pecado. Entonces cayeron en algo que se llama legalismo, lo único que saco es la ley y con la ley condeno. Por favor miremos otro episodio donde aparecen los fariseos:

 

ILUSTRACION

Jesús entra en la sinagoga un sábado, y aparece un hombre con la mano derecha tullida, Los fariseos estaban allí, y Jesús les pregunta, Bueno señores ¿es licito en el día de reposo hacer el bien o hacer el mal? ¿Salvar la vida o quitarla? Los fariseos se quedaron sin respuesta, como muchas personas cuando le presentas la verdad, Jesús lo sana, entonces se enfurecen contra Jesús, y dice que salieron y maquinaron destruirlo.

¿QUÉ ERA LO QUE BUSCABAN ELLOS?

Ellos buscaban que el tullido volviera a su casa ese sábado, con la mano tullida. ¿Qué era lo que buscaban ellos? Que la adultera quedara muerta en el camino, son legalistas, aplican la ley y desconocen la gracia, pero nuestro Señor es el Señor de la gracia; la fe de ellos se había convertido en un legalismo crónico.

 

ILUSTRACION

Se acuerdan cuando Pedro negó a Jesús, ¿Qué hizo Jesús? lo fue a buscar, le mostró cual había sido su pecado, le preguntó ¿Pedro me amas más que estos?; porque Pedro le había dicho, aunque todos te negaren, yo no. Y Pedro tuvo que agachar la cabeza frente a Jesús frente a eso, por favor escuche, 50 días después Pedro estaba predicando el evangelio de Jesucristo en la Iglesia.

Yo me pregunto cómo pastor; si yo 50 días después de que alguien comete un pecado como ese, lo pusiera a predicar en una iglesia. Pero Jesús aceptó el arrepentimiento de Pedro, Jesús vio la sinceridad de Pedro y no lo desechó, lo restauró. Y esta la visión de gracia que le faltaba a los fariseos, aplicaban la letra de la ley.

El apóstol Pablo que era un fariseo en sus comienzos, él dice: estos hombres conocían mucho, pero el conocimiento, envanece, es el amor lo que edifica.

 

ILUSTRACION

Hay muchos cuadritos que ponemos en nuestras casas, por ejemplo, Dios es amor, Yo y mi casa serviremos a Dios, el piloto de esta familia es Jesús. Etc.etc. Este verso es el tendríamos que poner en la refrigeradora, porque le digo que en  la refrigeradora, porque nosotros abrimos la refrigeradora varias veces al día. Y pondría este verso. …El conocimiento envanece, pero el amor edifica  1 Corintios 8:1b.

Ellos ignoraban no solo lo que dice Pablo, de que es el amor lo que edifica, sino también ignoraban al espíritu.  Cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto,(A) no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica. 2 Corintios 3:6

Ellos sacaron la letra que mata, y no el Espíritu que vivifica.

 

¿CUAL ES EL PELIGRO DEL FARISEISMO?

Cuando la vida espiritual está sana, somos sensibles a la voz de Dios y no dejamos de ver los problemas que puede tener alguien, pero la actitud del que está lleno del Señor, es acercarse al que tiene el problema y tratar de levantarlo y no de hundirlo.

Sino acercamos a la palabra de Dios y la tomamos en serio  y lo primero que tenemos que hacer al leer la Palabra de Dios, no es analizar la vida del vecino o de mi hermano, sino la nuestra, analizar  nuestra propia vida, esto es ser sano espiritualmente, buscamos tener comunión con Dios, practicamos la oración privada, leemos la Palabra de Dios, mantenemos viva la llama del Espíritu Santo en nuestras vidas, nos dolemos cuando un hermano se cae y corremos para levantarlo, esa es una fe sana.

Hermanos todos comenzamos la vida cristiana con esta fe, pero en el camino puede enfermarse, por eso debemos estar vigilantes.

Y esta enfermedad es contagiosa, es epidémica y puede llegar a nuestra vida esta enfermedad del fariseísmo, donde sacamos el dedo y acusamos al otro. Hermanos debemos estar vigilantes y mantener nuestra salud espiritual.

 

SALUD Y ENFERMEDAD

Algunos eligen la enfermedad y otros eligen la salud, es necesario elegir la salud, tenemos que elegir, esto que eligió Jesús, porque Jesús es el ejemplo de la vida espiritual saludables; El podía ver en la adultera, alguien a quien levantar, y la levantó.

Esto es una vida espiritual saludable, cuando miramos al pecador y decimos, si es verdad este hombre o esta mujer falló, pero que maravilloso sería que lo levantáramos, porque cuantos valores hay detrás de esta persona y lo que tiene es una caída, es un pecado, vamos a levantarlo,

Hermanos la iglesia necesita hombres y mujeres que levanten, los fariseos, destruyen a la iglesia, destruyen la comunión, destruyen la paz, destruyen la armonía, siempre tienen el dedo acusador.

Necesitamos con el mismo corazón de Dios, cristianos que levanten, cristianos que restauren, que tiendan la mano.

Cristianos que muestren en sus vidas la vida plena y en sus actos la misericordia y el amor de Jesucristo. Esto es lo que el Señor quiere de nosotros, Dios no nos hizo ni fiscales, ni inquisidores.

Esto no aparece en la lista de los dones del Espíritu, más bien el fariseísmo es una enfermedad de la cual tenemos que cuidarnos y tenemos que cuidar también al cuerpo de Cristo.

Un fariseo hace mucho mal a los hermanos y hace mucho mal al cuerpo de Cristo, busquemos prioritariamente la salud espiritual de nuestras vidas.

 

SI USTED QUISIERA CONTACTARNOS, POR FAVOR LLÁMENOS AL (571) 217-2000

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *