DEPORTES

 La peor de las noticias para la Selección de Estados Unidos no es el mal paso que llevan en la eliminatoria rumbo al Mundial de Rusia 2018. A la obligación de remontar posiciones y jugar un mejor futbol, se une la baja definitiva de una de sus piezas fundamentales para sus próximos dos partidos. Luego de haberle hecho pruebas médicas, el cuerpo técnico del combinado de las Barras y las Estrellas determinó que Clint Dempsey, quien suma 130 partidos disputados con la Selección absoluta, no jugará los partidos eliminatorios.

Clint Dempsey dejó la actividad profesional en el verano pasado luego de que le fuera diagnosticada una arritmia cardiaca que le impidió ser parte activa de la segunda parte del torneo local con el Seattle Sounders que terminó siendo campeón.

La decisión obedece a la necesidad de proteger al futbolista para evitar una recaída. Por ello ha quedado completamente descartado para los compromisos de marzo próximo.

El plan de Bruce Arena y sus colaboradores es darle más tiempo de recuperación a Dempsey y un espacio para que vuelva a tomar el ritmo del futbol profesional.

Estados Unidos, que marcha en el último lugar de la clasificación, intentará conseguir sus primeras unidades a finales de marzo, cuando enfrente de local a Honduras en Columbus y de visitante a Panamá el día 28 del mismo mes.

SEATTLE, WA – JUNE 11: Clint Dempsey #8 of USA dribbles against Panama during the FIFA 2014 World Cup Qualifier at CenturyLink Field on June 11, 2013 in Seattle, Washington. (Photo by Otto Greule Jr/Getty Images)

SIGUEN CREYENDO

El 21 de noviembre de 2016 terminó una era en el fútbol estadounidense con la destitución de Juergen Klinsmann como seleccionador. El técnico alemán, de 52 años, dirigió al combinado de las Barras y Estrellas durante más de cinco años, en los que disputó un total de 98 encuentros. El campeón del mundo de 1990 ganó 55, empató 15 y perdió 28.

 

EL EQUIPO DEBE RESPONDER

El extremo Fabian Johnson se enteró del cambio de seleccionador a través de los medios de comunicación, y la noticia le pilló por sorpresa. “Me pareció una pena”, reconoce a FIFA.com. “En la Copa América lo hicimos bastante bien, y no todos confiaban en nosotros. Nos clasificamos con cierta holgura para el hexagonal, pero empezamos perdiendo los dos primeros partidos. Desafortunadamente, no me consultaron a la hora de tomar la decisión, pero creo que todo pasó muy rápido. Las dos primeras fechas fueron decisivas”.

Johnson, jugador del Borussia Moenchengladbach y criado en Alemania, igual que Klinsmann, asegura que trabajó “muy a gusto con el seleccionador” y que está expectante por la reacción que pueda tener el equipo. “El rendimiento no va a cambiar radicalmente sólo porque venga un nuevo entrenador”.

Con 50 internacionalidades, a sus 29 años Johnson es uno de los hombres más experimentados de la selección estadounidense y su objetivo es seguir progresando. “En primer lugar, tengo que recuperar mi buen nivel. He de seguir trabajando igual que antes, cuando ganábamos, y no distraerme”, responde haciendo autocrítica a la pregunta de cómo cree que puede ayudar al equipo a superar este bache. Eso sí, advierte al mismo tiempo de que no debe dramatizarse la situación: “Es verdad que, con dos derrotas, hemos empezado muy mal el hexagonal, pero tampoco vayamos a volvernos locos ahora”.

Fabian Johnson no descarta todavía sellar el billete para Rusia y conserva viva la esperanza de cumplir el sueño de disputar el que sería su segundo Mundial, después del de 2014. “Soy muy optimista al respecto. Sólo hemos jugado dos partidos, nos quedan ocho por delante”. A finales de marzo, Estados Unidos se medirá en casa a Honduras y, unos días después, viajará a Panamá. Tras el mal arranque, ganar estos dos compromisos es, prácticamente, una obligación. (Con datos de Fifa.com)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *