HONDURAS

En su primera disposición como presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández desplegó la “Operación Morazán” para darle seguridad a los ciudadanos

 

Juan Orlando Hernández, nuevo Presidente de Honduras

“Prometo cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes”, dijo Hernández, con su mano derecha sobre la Carta Magna, al ser juramentado por el presidente del Congreso, Mauricio Oliva, en el Estadio Nacional en medio de la ovación de unos 30.000 espectadores en las graderías.

Hernández, en su discurso inaugural fue tajante al reiterar su mensaje a los delincuentes: “se les acabó la fiesta, ¿quién dijo miedo?”. “En los próximos meses bajarán los índices de extorsión y del tristemente célebre impuesto de guerra”, dijo el nuevo dignatario de Honduras.

“Siento que Honduras debe establecer con madurez y sabiduría el equilibrio (…) “El estado hondureño tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad del pueblo hondureño”, enfatizó. En una de sus primeras disposiciones, el mandatario desplegó la “Operación Morazán”, con la cual pretende reforzar la seguridad de los hondureños, según la prensa local.

“La sociedad debe colaborar, debemos desarrollar la cultura de denuncia segura”, sostuvo. “Por aquí pasa el 80 por ciento de la droga que va al Norte y nos deja una estela de muerte en el país”, expresó Hernández durante su discurso.

Indicó que siete de cada 10 homicidios están vinculados con la droga en Honduras. “No es justo que para Estados Unidos la droga solo sea tema de salud y para nosotros es de muerte (…)”, señaló.

Hernández invitó al presidente estadounidense, Barack Obama y a su Congreso para que reconozca su responsabilidad en el problema de la droga.

En temas de economía y oportunidades Hernández manifestó “no podemos seguir siendo indiferentes ante la injusticia en Honduras”. “En nuestro territorio coexisten dos Honduras una sumida en la pobreza extrema y otra de una minoría sin problemas”.

“Desde mañana 25,000 hondureños empezarán a recibir empleos por el programa con Chamba Ahorita”. A los empresario extendió su “mano amiga” para seguir construyendo una Honduras mejor.

 

Herencias

El expresidente Porfirio Lobo dejó el poder tras haber logrado cierta estabilidad política luego de la crisis del golpe de Estado del 28 de junio del 2009 contra Zelaya, que en aquel momento provocó que un aislamiento internacional contra Honduras.

El nuevo presidente asume un país que aún sufre las secuelas del golpe, con una sociedad dividida e instituciones frágiles, golpeado además por una violencia incontrolable y en grave crisis económica.

Honduras tiene la tasa de homicidios más alta del mundo, 83 por cada 100.000 habitantes, por el narcotráfico y las pandillas. Es además uno de los países con mayor pobreza del continente, que afecta al 70% de sus 8,5 millones de habitantes, y un desempleo y subempleo de más del 40%.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *